Qué ver en Madrid en 1 día con el Madrid City Tour

0 comentarios

Lo último de lo último

El bus turístico de Madrid puede parecer una atracción para turistas pasivos y no para auténticos aventureros.

Eso es algo que solo pensaría un turista pasivo.

Los recorridos de un bus turístico son un básico.

Tú mejoras la experiencia con tu creatividad.

Como cuando compras una base de pizza en el supermercado y luego en casa añades tú los ingredientes con los que quieres llenarla.

En realidad, un bus turístico es la solución más eficaz para solventar la gymkana de los musts de una ciudad.

Son el mirador móvil más cómodo que encontrar en una ciudad.

Las rutas de bus urbano o el metro no están diseñadas para el turisteo. Este tipo de buses sí.

 

 

Además, frente al metro, todo el trayecto se convierte en un descubrimiento de la ciudad continuo.

Sin el agobio de si te pasarás o no de parada.

Sin trasbordos innecesarios.

Con un diseño llamativo, inusual y diferenciado, sirven para que el turista entone con facilidad el cántico más preciado: el «ahí ya lo veo».

En una ciudad como Madrid, la propuesta es todavía más interesante.

La capital de España es una mole gigante donde las distancias son enormes.

Las líneas de metro son ideales para el transporte entre dos puntos: del trabajo a casa o de casa al plan de ocio.

Pero el bus turístico proporciona una mejor sensación de las distancias, al ser en superficie.

Nuestros ojos nos generan un pensamiento del cerca-lejos directo, no abstracto.

Con lo que el Madrid city tour es una guía perfecta para la toma de contacto con la ciudad.

Para un probing al modo militar, un rastreo sin entablar un contacto fuerte, como si quisiéramos asegurarnos de que todo está desobstruido para una inminente invasión.

Una vez cumplido el trámite, dispondremos de un mapa mental para el resto de nuestra estancia en la ciudad con el que podremos baremar la conveniencia o no de un nuevo desplazamiento.

Por ello el autobús turístico de Madrid es una manera óptima de explorar la ciudad y sus principales puntos de interés sin complicaciones.

Cubrirás los requerimientos que todo turista tiene cuando visita Madrid: entonarás el cántico de la victoria del turista, el «ya lo he visto».

Y podrás preparar la inmersión que llevabas planeando, evolucionar como viajero y decir de ciertos monumentos: «eso solo es para turistas».

Por cierto: no olvides la gorra. La gorra es fundamental (no haremos el chiste).

  • Si hace sol, la gorra te descansa los ojos y la cabeza en general.
  • Si llueve, la gorra te sirve para protegerte de la lluvia.
  • Si hace frío, la gorra te abriga.

bus turistico madrid

Si es la primera vez que nos lees quizá no sabías que en este blog somos #gorrófilos

Si ya nos habías escuchado esto antes, perdón por repetir. Pero es que la gorra es súper importante.

 

1. Planea tu ruta: el bus turístico es un bufé libre en el que saciar tu afán de turisteo

Cuando tomas el city tour Madrid, tienes dos opciones, cualquiera de ellas válida:

  • Tomar el bus sin conocer Madrid en absoluto;
  • o tomarlo con un plan de acción en el bolsillo.

Para cada uno de estos casos, el bus turístico tiene una utilidad para ti.

El objetivo final será siempre transformarse de turista en viajero que ya lo ha visto todo y toma sus segundos sorbos a sabiendas de qué merece y qué no merece la pena.

Animarse con el bus, tomarlo para conocer Madrid desde cero, es la mejor opción si realmente no tenías nada planeado.

¿Tu avión se retrasó y perdiste un trasbordo que te obliga a pasar 36 horas en la hermosa capital de España?: no lo dudes, guarda la maleta y al bus turístico a empaparte de cultura.

¿Llegas al centro de Castilla por primera vez y necesitas selfies en todas las postales que han aparecido por la televisión desde que tienes uso de razón?: sube al bus que recorre la escenografía de tus emociones.

O tal vez quieras pasar una hora y cuarto viendo cómo ha cambiado el Madrid que hay que ver desde tu última visita antes de decidir con qué menú vas a hincharte en esta ocasión.

Con el bus turístico pasa como con esos restaurantes en los que la comida va pasando por delante de ti en una cinta transportadora.

Lo mejor es verla pasar una vez por completo y luego decidir.

En ese caso, estaríamos hablando de que, dependiendo del tráfico, el bus turístico tarda unos 80 minutos en hacer su recorrido completo.

Es tiempo más que de sobra para que con tu mapa y un bolígrafo vayas marcando lo que te va abriendo el apetito.

autobus turistico madrid

Recuerda que tienes todo el día (o dos días, si es lo que contratas) para utilizar sin descanso este servicio y que no hay por qué sentir prisas.

Ni apuros: la frecuencia del servicio es aproximadamente de 8 o 10 minutos, lo que es una razón más para considerarlo la mejor manera de moverse por el Madrid turístico.

IR A CHOLLOS Y OFERTAS

 

2. Itinerarios clásico y moderno: ¿o por qué no ambos?

Los dos itinerarios del bus turístico son el llamado «Clásico» y el «Moderno».

Comparten espacio en el triángulo Puerta del Sol – Atocha – Colón, yéndose el Clásico hacia el oeste de esa zona neurálgica y teniendo por eje el Moderno Paseo de la Castellana.

Son rutas perfectamente compatibles, con lo que con un mero cambio (que puedes hacer tras la visita a alguno de los museos o un paseo por el centro de la villa y corte) cubres una extensión kilométrica.

En ambos encontraras musts imprescindibles, por lo que siempre que puedas debes combinar los itinerarios para no perderte nada.

De alguna manera, el Clásico tiene algo más de renombre, por desarrollar su itinerario por la parte más antigua de Madrid, con más carácter y solera.

Pero el Moderno resulta imprescindible para contrastar ese Madrid de fachadas con la metrópolis global que es, al proporcionarte el acceso a la zona de Plaza de Castilla, por ejemplo, donde se levantan las novísimas torres.

¿Quieres irte de Madrid sin haber pasado por delante del Santiago Bernabéu?

El estadio que usa el Real Madrid es una de las atracciones turísticas de la capital de España que no deberías perderte, y se encuentra en el itinerario Moderno.

Vayas a bajar al césped o no, tienes que complementar la visita a los monumentos clásicos con la visión de las zonas más dinámicas del Madrid vívido y real.

 

3. ¿Qué paradas hacer en el bus turístico de Madrid?

Cada turista tiene sus preferencias y en base a ellas debes de hacer tu plan de ataque.

No tiene sentido que copies ninguna plantilla en esto.

El bus turístico sirve, y muy bien, de base para tu experiencia madrileña, como la base de la pizza. Pero tú tienes que elegir el topping.

Para ello, ten en cuenta algunos consejos sin que eso te condicione en absoluto.

 

No puedes abarcar todos los museos en un día

Un museo no es un atractivo turístico al uso.

Es un mecanismo demoledor para tus rodillas y espalda. Puede resultar cansado. No te digo ya si es el quinto del día…

No por ello, los edificios de los museos son lugares de interés turístico, sus alrededores zonas de muy buen ambiente y lo mejor de ellos, la tienda, a veces accesible a todo visitante…

Pero en lo que a pateártelos se refiere, conviene ser una persona selectiva.

El bus turístico te da esa opción par que tú elijas, ya que pasa por delante de muchos de ellos.

Tanto los conocidísimos Thyssen, Prado y Reina Sofía; como por el museo Arqueológico, Lázaro Galiano, el museo de Esculturas, el Jardín Botánico (en el fondo es un museo de plantas) o el poco conocido pero muy recomendable Museo Naval.

Te mostramos también todo lo que necesitas saber antes de visitar el Museo del Prado.

city tour madrid

Eso solo por mencionar algunos.

Si, como es de esperar, vas a aprovechar la visita a Madrid para disfrutar de sus tesoros, intenta intercalar las visitas museísticas con otro tipo de actividades más descansadas.

Recuerda que visitar museos cansa, por mucho que parezca algo tranquilo.

 

Al mal tiempo buena cara: equípate

Llueva o haga calor, tu actitud tiene que ser la misma: la de aprovechar el día.

Por ello, no descartes llevar un paraguas si quieres seguir disfrutando de la parte alta del bus turístico.

Si ves que va a hacer calor, no permitas que el sol te venza a las primeras de cambio, impidiéndote disfrutar de tu viaje.

El buen viajero vale por dos cuando va prevenido: el trayecto en el bus turístico no es diferente de ninguna otra actividad.

No dejes nada fuera que luego vayas a echar de menos, desde algo de avituallamiento a la ropa de abrigo o de lluvia que no quieres echar de menos si llegas a necesitar…

Seamos realistas: la parte descubierta y alta de este tipo de buses es mucho más atractiva para pasar un mañana. Así que no dejes que una lluvia ligera o un tormentón veraniego te fastidien la jornada.

 

Aprovecha la frecuencia de los buses para estirar las piernas

El recorrido del bus turístico es suficientemente largo para que con él puedas abarcar toda la ciudad… y también para cansarte.

Intenta hacer alguna pausa más de las que pensabas para estirar las piernas 10 minutos.

Estás de vacaciones… ¡disfruta el tiempo!

Planifica también tu tiempo para pararte en alguno de los mejores sitios de Madrid para comer.

Además el haber contratado este servicio tiene que generarte un confort mayor que el no haberlo hecho.

Sabes de sobra que las mejores paradas son las no planeadas, que es ahí donde te libras de toda mentalidad depredadora propia del turista eficiente y te relajas.

El descanso es parte de cualquier actividad humana y a veces conviene bajarse del bus en el que vamos y ver pasar un poco el mundo ante los ojos para recobrar perspectiva.

 

No dejes de repetir un tramo a pie

Si acabas de pasar por una zona de Madrid que te has quedado con ganas de ver otra vez, no lo dudes: recorre ese tramo de vuelta andando.

Tener el bus turístico como compañía tiene, entre otras ventajas, que encontrar sus paradas es facilísimo:

  • están en sitios muy conocidos;
  • es un bus muy llamativo.

Por lo que si quieres abandonarlo un rato y volver hacia atrás para caminar tranquilamente por esa calle que te ha fascinado, hazlo.

madrid city tour

Si te hipnotizó un escaparate al que solo pudiste hacer un rasguño visual, vuelve a ojearlo.

En cuanto recorras ese tramo, tardará poco en aparecer un nuevo servicio de bus con el que continuar tu exploración de Madrid.

IR A CHOLLOS Y OFERTAS

 

4. Conclusión: ¿Es barato el bus turístico de Madrid?

La respuesta es simple: sí.

El pase para un día ronda los 20 euros, lo que es una inversión algo considerable pero que puedes rentabilizar haciendo girar tu jornada en torno a este servicio.

Por un poco más, alrededor de 25, puedes conseguir el pase para dos días consecutivos.

Si tu estancia en Madrid te lo permite, tal vez te interese tener acceso a este modo de movilidad.

Puedes dedicar un día al recorrido moderno y otro al clásico. O el primer día a una serie de lugares y el segundo a otra.

No son cantidades de dinero «ligeras», pero si tomas estos periplos como base de tu plan para visitar Madrid, estarás comprando comodidad y diversión por un módico precio.

Tal vez no se puede decir lo mismo de otras ciudades europeas pero Madrid es una villa con mucha vida en la calle.

El espectáculo turístico de la capital de España está también en sus aceras.

La perspectiva del bus turístico te permite verlo, como si fueras el protagonista de una carroza, privilegiadamente.

Si viajas solo, es un modo además de conocer gente, dado que coincidirás con personas del mismo grupo varias veces en el mismo día en puntos diferentes.

Hay que quitarse prejuicios: existen atracciones turísticas de masas que merecen la pena y elementos minoritarios que no. El gusto es saber combinar.

Por todo ello, no descartes ser un guiri más en España. Ellos lo tienen claro: vienen, se sientan, con su guía y vuelven a sus países con un conocimiento de Madrid fetén.

¿Por qué no vas a hacer tú lo mismo?

Obviamente, si eres español o hispanoamericano  tienes muchas más opciones y perspectivas desde las que acometer tu visita a la metrópolis castellana.

Pero el bus turístico siempre será una de ellas. No dejes que tus prejuicios te cieguen.

Si vas a decir que es solo para turistas… que sea con conocimiento de causa. Pues tú eres uno de ellos.