12 Consejos para Viajar a Perú de Mochilero

0 comentarios

Lo último de lo último

De entre todas las naciones sudamericanas, Perú o el Perú es uno de los destinos favoritos de los «mochileros». Su gran atractivo turístico, el Machu Picchu, y el incomparable espacio natural del lago Titicaca, la masa de agua navegable más alejada del nivel del mar en todo el planeta, se unen a Cuzco, Lima o Arequipa para conformar un escenario único que roza el cielo y asimismo cae hasta la orilla del Pacífico.

VER OFERTAS Y CHOLLOS

En este artículo te vamos a mostrar una serie de consejos para viajar a Perú de mochilero, para que puedas disfrutar de una aventura increíble.

Perú tiene todavía la capacidad de sorprender a sus visitantes. Por ejemplo, con su gastronomía, que por unos pocos «soles» (así se llama la moneda oficial) hace las delicias de quienes acuden a degustarla. El «ceviche», una receta que incluye marisco, es el plato estrella en el paladar peruano y puede disfrutarse tanto en restaurantes como en puestos callejeros a lo largo y ancho de toda su geografía.

Con sus abruptos perfiles y no pocos secretos yaciendo en sus repliegues, el Perú cuenta en su favor con lo asequible de sus precios y con la accesibilidad cultural y lingüística que tiene para con el turista hispanohablante. Por ello, si eres de los que ya han puesto sus ojos en esta región llena de encanto e historia, apúntate un primer acierto.

Ahora bien: como todos los viajes, tu tránsito por Perú resultará más completo cuanto mejor te informes lo que te puedes encontrar. Por ello te proponemos que conozcas hasta 12 consejos para viajar a Perú de mochilero que hemos preparado para que optimices tus vacaciones y puedas disfrutar al máximo de tu paso por tierras, mares, lagos, desiertos y montañas de Perú.

 

1. Los mejores consejos para viajar a Perú de mochilero

 

1.1 Estudia el mapa

Cuando empieces a preparar tu viaje a Perú de mochilero, te darás cuenta de que es un país muy extenso. En concreto, es el tercer país más extenso de Sudamérica y el décimo noveno del mundo con 1.200.000 kilómetros cuadrados.

VER OFERTAS Y CHOLLOS

Esta posición en el «ránking» de Perú tal vez te sorprenda, pero tu asombro seguramente sea debido a que los mapas que estamos acostumbrados a ver sobredimensionan los países del hemisferio norte en perjuicio de los del hemisferio sur.

¿Has oído hablar de la «Proyección de Peters»?: bajo ese nombre puedes encontrar mapamundis que respetan la relación escalar entre países y continentes. En cualquiera de ellos podrás comprobar que, si bien Perú no es un país gigantesco, sí es mucho mayor que una buena lista de países que seguramente habrías puesto de primeras por delante.

En toda esa extensión, los peruanos se enorgullecen de tener costa, sierra, selva, desierto y poderosísimos ríos. La orografía casi corta el cielo, por lo que si estás planeando un viaje a Perú, tendrás que descartar los desplazamientos en línea recta.

Elige esos lugares que quieres conocer y prepara tu paso por el Perú teniendo en cuenta las distancias en carretera, las conexiones entre ciudades y el tiempo de viaje entre ellas.

Tu itinerario, probablemente, comenzará y terminará en Lima y, por tanto, es desde y (u «o») hacia esta ciudad que tendrás que construir tus planes. Una forma de romper esta circularidad es plantear el fin de tu periplo en la vecina Bolivia, en La Paz (su capital). En tu camino hacia las tierras del altiplano podrás recorrer la Reserva Natural de Paracas, el Oasis en el Desierto de Huacachina, las Líneas de Nazca, Arequipa, Cuzco, el Valle Sagrado y Machu Picchu; y, luego, como broche de oro, cerrar el viaje en el lago Titicaca con las islas de los Uros.

Esta es una forma de recorrer Perú tan válida como cualquier otra. Pero por si no lo habías pensado, es bueno que la plantees sobre ese mapa de este país inmenso que te deberías estudiar para organizar convenientemente tu estancia.

consejos para viajar a peruArequipa

 

1.2 Saca la entrada y el tren para Machu Picchu con antelación

Si este es tu primer viaje a Perú, seguramente tengas en mente visitar Machu Picchu. Si es el segundo, tercero o cuarto… probablemente también.

Esta característica construcción, quizá la más universalmente conocida de Sudamérica, es el atractivo turístico por excelencia del Perú. Algo que no deberías perderte… y para ello nada mejor que seguir este consejo.

Por si no lo sabías, necesitas comprar una entrada. Estas son de dos tipos, una entrada «general» (para visitar Machu Picchu), que te sirve para llegar hasta el pintoresco lugar y sacar las pertinentes fotos; y una segunda para subir al Huayna Picchu, que es la montaña que sale en el fondo de las fotos.

Cada una de estas entradas tendrá marcado el horario de ingreso.

Esto quiere decir que puedes hacer dos cosas: ir a Perú y ponerte entonces a la labor de sacar las entradas y organizar tu viaje para llegar ese día a Machu Picchu… o llevarlas ya sacadas para poder organizar mejor todas tus vacaciones.

Por supuesto, al ser un sitio tan turístico, hay muchas estafas dando vueltas y cuando empieces a buscar información te encontrarás con varias páginas falsas queriendo vender entradas. Para evitarlas, fíjate siempre de estar en la página del Gobierno de Perú.

Otro tema para resolver con mucha antelación es el tren que va desde Cuzco a Aguas Calientes (o también conocido como Pueblo de Machu Picchu). Hay dos empresas que hacen ese trayecto: Inca Rail y Perú Rail. Las dos brindan servicios excelentes. Sin ninguna duda, vale la pena pagar un poco más para viajar en los trenes que tienen el techo de cristal y así poder apreciar la selva durante el recorrido.

 

1.3 No subestimes la altura

Cuando viajes a Perú, quien va a marcar el ritmo de tus vacaciones será… tu cuerpo. El «soroche» o mal de altura afecta a una buena cantidad de los visitantes que eligen conocer Perú. Es debido a la falta de oxígeno (en comparación con lo que estás acostumbrado o acostumbrada).

Cuando eso ocurre, empieza la fatiga, fiebre, mareos, dolor de cabeza, pulso acelerado, dificultad para dormir y para respirar, las náuseas…

La mejor forma de evitarlo es viajar lento, sin aspavientos ni trompicones. Y si aun así terminas sintiéndolo… mascar hojas de coca es el remedio tradicional que a su vez es el más efectivo. También hay que beber mucha agua para mantenerse bien hidratado.

No debería pasar más de un día hasta que tu cuerpo se acostumbre a la altura y a la menor cantidad de oxígeno. Si en ese tiempo no se te hubiera pasado, actúa con precaución y recurre a la ayuda de un médico.

Controlar este aspecto del viaje es importante porque una forma de librarse del mal de altura es desplazándose a una localidad que se encuentre a menor altura. Esto puede solucionar tu malestar pero, al mismo tiempo, desarticular el plan que traías para tus vacaciones.

Por ello suele recomendarse que antes de visitar Machu Picchu, por ejemplo, pases unos días en Cuzco o que si, siguiendo nuestro consejo, vas a empezar en Lima y terminar en La Paz, ralentices tu marcha en el final del viaje. Cuzco, el Lago Titicaca y La Paz se encuentran a mucha altura y, por tanto, es posible que el «soroche» te afecte al llegar allá.

viajar a peru consejosLíneas de Nazca

 

1.4 Lleva ropa para todos los climas

En este blog te hemos contado cuáles deben ser tus preparativos para viajar al extranjero. Uno de ellos es fundamental: conocer el clima de destino para elegir la ropa del equipaje.

En el caso del Perú, los climas son todos. Es decir: no vas a encontrarte un tiempo determinado por la estación, sino que los cambios de altura, de montaña a costa, del día a la noche o de la mañana a la tarde pueden obligarte a tener que cambiar tu atuendo.

Por ello, de entrada cuenta con que tienes que llevar ropa de invierno y ropa de verano. Perú se encuentra entre el trópico y el Ecuador pero por su orografía tiene un clima en el que puedes encontrarte con muchísimo frío en según qué zonas.

Incluso cuando sientas que hace calor en la propia montaña, una vez llegada la noche la cosa cambiará.

Ahora bien: todos sabemos que una de las mejores cosas que se pueden comprar como souvenirs son… las prendas de vestir. A la vuelta, nos sirven de recuerdo y al mismo tiempo sabemos que vamos a ser los únicos (o de los pocos) que tengamos una igual.

En el caso de la ropa de abrigo, en Perú podrás comprarte algún gorro, poncho o jersey que harán tu estancia más cálida y además podrás usarlos y disfrutarlos a la vuelta. Y por supuesto: para pagar tus compras en el extranjero sin comisiones te recomendamos que conozcas cuáles son las mejores tarjetas para viajeros.

IR A CHOLLOS Y OFERTAS

 

1.5 Aprende sobre los Incas antes de viajar a Perú

Cuando viajamos a lugares como Machu Picchu, una sensación de asombro se abotona en nosotros. Ver vestigios tan asombrosos de las civilizaciones que precedieron a la nuestra genera un placer estético inconmensurable.

Pero una cosa es ser un mero espectador pasivo y otra, mucho mejor, disfrutarlo conociendo su historia. ¿Qué ocurrió allí?, ¿qué hubo antes?, ¿durante cuánto tiempo estuvo aislado del resto de la Humanidad?

Existe un libro llamado «Las tumbas de Machu Picchu: la historia de Hiram Bingham» que puede servirte de lectura introductoria para conocer cómo fue la puesta en contacto entre Machu Picchu y el resto del mundo. Es una de las infinitas lecturas que se pueden recomendar.

También puedes acercarte a wikipedia o a cualquier otra fuente de información que sea fiable para ti. Lo que te recomendamos sí o sí es que te prepares para poder disfrutar de este sitio arqueológico, uno de los más fascinantes del mundo, de cara a poder verlo no solo como una imagen de postal sino en tres dimensiones: captando tanto la artística como la histórica además de la espectacular.

Cuando empieces a escarbar, descubrirás que a la llamada época «precolombina» le antecede una «pre-incaica» y que lugares como Machu Picchu se disfrutan mucho, sí, por sí mismos; pero que además se pueden aprender a disfrutar todavía más.

viaje a peru mochileroIsla de los Uros, Lago Titicaca

 

1.6 No bebas agua del grifo

Cuando llegues a Perú, la gente local te dirá que el agua del grifo se puede beber. ¿Es eso verdad o mentira? Pues, como tantas cosas en la vida, depende.

El cuerpo humano es, como su propio nombre dice, un cuerpo. Y una de las leyes que rigen el comportamiento de los cuerpos es la inercia. O sea: la costumbre.

Si viajas a Perú de mochilero y decides beber agua del grifo, tal y como hacen los locales, que están acostumbrados, es bastante posible que te siente mal porque lo que viene siendo tu gastricidad en su conjunto no está preparada para la compleja estructura del liquido elemento tal como los peruanos la disfrutan. Para que nos entendamos: los europeos somos algo así como orquídeas de invernadero que cuando nos sacan de nuestra zona de riego de confort nos vamos por la pata abajo.

Por eso si quieres ahorrarte una diarrea andina, nuestro consejo en tu viaje a Perú, es que optes por el agua embotellada.

 

1.7 Cuidado con el ceviche

Cuando se viaja, comer no es solo una necesidad: es parte del encanto del turismo. La gastronomía es parte de la cultura que hay que conocer en un país y, en el caso del Perú, el plato estrella es el «ceviche».

Este plato es común a todos los países hispanoamericanos que se encuentran en la costa del Lago Español, también conocido como Océano Pacífico. Se trata pescado y carne de marisco marinada con lima y otros cítricos. En Perú se lo trata de plato nacional y tiene cierta protección como patrimonio gastronómico.

Pero del mismo modo que el estómago europeo es delicado a las aguas corrientes del alcantarillado transandino, pareja prudencia cabe ser invocada a la hora de degustar el célebre ceviche.

La mejor forma de ahorrarse sustos será tender a preferir los restaurantes sobre los puestos callejeros. Te insistimos en que no es una cuestión de mala calidad del producto, como en el agua, sino de no tener el cuerpo acostumbrado a ciertas cosas. Por contra a su indudable encanto, el riesgo de contaminación en la comida es mayor en los puestos callejeros.

peru mochileroVariedades de patatas en Perú

 

1.8 Compra los recuerdos fuera de los lugares más turísticos

A todos nos gusta llevarnos un recuerdo de nuestro paso por los países o regiones que visitamos. Un llavero o un imán para la nevera suelen ser los típicos, por lo baratos que resultan (relativamente) y lo fáciles que son de transportar.

Algo que siempre merece la pena tener en en mente es la posibilidad de comprar ropa. Adquiriendo prendas de vestir cuando vas de vacaciones a un destino lejano consigues dos cosas: por un lado, un recuerdo de ese viaje al que darás más uso que el que se les solía dar de meramente coger polvo, como dice el filósofo, encima de la tele «cuando las teles tenían un encima»; por otro, siempre está bien contar con alguna prenda o complemento original en nuestro armario: la ropa nos identifica y caracteriza y tener algo un poco disonante puede resultar muy bien.

Lo que no tiene discusión es que un viajero listo sabe ahorrar a la hora de comprar sus regalos o souvenirs. Primero, utilizando alguna de las tarjetas para pagar en el extranjero que te hemos recomendado alguna vez. Con ellas, se te aplica la tasa de cambio más favorable para ti y en algunos casos ninguna comisión, como sucede con Bnext. Puedes conocer nuestra experiencia con dicha tarjeta, con este artículo de opinión de Bnext.

En caso de que tengas que pagar en efectivo, te interesará saber cuáles son las mejores tarjetas para sacar dinero en el extranjero sin comisiones.

CONSEGUIR VISA BNEXT + 10 EUROS GRATIS


En segundo lugar: evita lugares turísticos a la hora de hacer compras en tus vacaciones. Aguas Calientes, por ejemplo, la ciudad más cercana a Machu Picchu, es un sitio estupendo para entrar en contacto con guías, conseguir información turística de calidad e incluso conocer otros viajeros con los que compartir algún gasto… pero una mala plaza en la que entregarte al consumismo, porque los turistas, siempre hay que recordarlo, inflamos los precios.

 

1.9 Antes de fotografiar a la gente, pregunta

Vestidos tradicionales coloridos, niños acariciando animales exóticos, ancianas cocinando platos típicos… ¡qué gran reportero de National Geographic se ha perdido el mundo contigo! ¡cómo van a disfrutar tus amigos, padres, primos, hermanos y demás familia a la vuelta cuando les enseñes las 400 fotos que has hecho…! O no…

Los peruanos suelen ser reacios a que les fotografíen. Es preferible que pidas permiso, que entres en contacto, hables con ellos (la lengua no será un obstáculo, ¡aprovéchate de ello!) y, llegado el caso, les propongas tomar una fotografía.

A veces parece que por llevar una cámara vivamos en una dimensión paralela que nos impide tener un contacto directo con el mundo. Debería ser todo lo contrario. La mejor parte de tu viaje pueden ser las fotografías, pero de nada vale que no conozcas el relato que hay detrás de ellas. No «tu» relato egocéntrico sobre lo bien que lo estabas pasando cuando la hiciste, sino la explicación de lo que acontece en el retrato.

No olvides que una buena imagen siempre tiene un pie de foto que la engrandece. Conseguirlo es fácil y además una cuestión de educación.

 

1.10 Disfruta de los menús de mediodía

Ya hemos hablado del ceviche, pero no es la única delicia. Anímate a probar los menús de mediodía de muchos restaurantes que por dos o tres euros ofrecen primero, segundo y postre. La comida es exquisita, variada y nutritiva.

Anímate a probar cosas nuevas que Perú tiene para ofrecer como las papas a la huancaína, la causa peruana. la palta (aguacate) rellena, el arroz chaufa y los rocotos rellenos. ¡Deliciosos!

viaje a peru blogPalta Rellena

 

1.11 Lleva siempre efectivo

Los europeos vivimos en una burbuja digital a la que hemos llamado «mundo» y cuando viajamos a Perú, Bolivia u otros países de Sudamérica o de otras partes del mundo solemos hacer un poco el ridículo... pues la mayoría de las compras cotidianas se pagan en efectivo. La moneda es el sol peruano y te conviene tenerla

Será raro el momento en que estés lejos de una casa de cambio. Evita acudir a ellas de noche y cuéntalo antes de abandonar el local. Toda precaución es poca.

También puedes recurrir a los cajeros automáticos. Dispensan únicamente soles peruanos pero dado que hay que tratar de evitar las comisiones bancarias, que pueden ser muy altas en algunos casos, por eso te hablamos anteriormente de la necesidad de contar con tarjetas especiales para viajar.

IR A CHOLLOS Y OFERTAS

 

1.12 Aprende a fluir con el ritmo peruano

¿Te vas de vacaciones para liberarte de las prisas y el estrés… o para llevártelas contigo?

Perú es un país que tiene sus ritmos y sus tiempos. Es parte de lo que tiene para aportarte: una profundidad desde la altura que hace inmensamente intenso cada instante. Fluye con ellos. Abandona el pensamiento rutinario hecho de mecánicos segundos y minutos.

¿Tienes algún apuro? Deja las cosas fluir y, sobre todo, respeta cómo hacen las cosas los peruanos, sus tiempos. Eres tú quien está visitándoles a ellos para conocer su cultura y su país, no esperes que se comporten como lo haría un occidental. Ese cambio de chip es el más importante que debes hacer.

Aunque no pasa nada si todavía no lo hiciste: con estos consejos para viajar perú de mochilero hará que vuelvas con él hecho.

 

2. Conclusiones: aprovecha los consejos para viajar a perú

Perú es uno de los países más fascinantes de la Hispanidad por sus asombrosos paisajes y su cultura muy particular. Es, junto a Bolivia, uno de los estados de Sudamérica con mayor porcentaje de población nativa y mestiza.

Con toda su altura, es una nación con raíces históricas muy profundas por las que podrás perderte si, como te recomendamos, te animas a conocer su historia para poder disfrutarlo en toda su magnitud. Por toda su geografía, tal y como se alzan los vestigios de la Civilización Inca subyacen los de las culturas aplastadas por esta y lucen los signos del poderío del Virreinato al que dio nombre durante la etapa Imperial.

Con las necesarias precauciones, como te señalamos a la hora de ingerir alimentos y líquidos, puedes disfrutar de una sorprendente gastronomía de costa que ha tomado fama mundial. Todo ello a un precio que la vuelve accesible a todo tipo de viajero.

Perú es un destino que conocer, que disfrutar y del que aprender, alejado de las sociedades occidentales despreocupadas por lo fundamental y, sin embargo, tan cercano que es capaz de servir de espejo en el que se reflejan las características más nobles y más auténticas del ser humano.

También te puede interesar este artículo si es tu primer viaje por Sudamérica.

Esperamos que aprovechas estos consejos para viajar a Perú de mochilero y la vuelta nos lo cuentes en los comentarios.