Los derechos de los consumidores

0 comentarios

Lo último de lo último

SÍGUENOS EN LAS REDES:

Hoy más que nunca tengo claro que ¡de los errores se aprende! 

Aunque ojalá hubiera aprendido sin tener que errar primero...

Hace ya cosa de un mes, me compré una plancha del pelo, de esas que hacen maravillas y que cuestan un ojo de la cara. Pues bien, a los pocos días de comprarla, cual fue mi sorpresa cuando, al enchufarla, ¡no funcionaba!.

En un primer momento no supe qué hacer, así que lo fui dejando.

Pero al final me di por vencida y pensé en pasarme por la tienda del barrio donde la había comprado para comentar el fallo.

Seguro que estás pensando “¡eso deberías haber hecho desde el principio Martina!

y si, llevas toda la razón...

¡Ahora me toca comerme la plancha con patatas!.

Y es que, si no hubiese esperado tanto tiempo, al estar en garantía, me hubieran realizado el cambio sin ningún problema al ser fallo del producto.

Pero así... ¿Cómo pruebo que no lo he roto yo? :(

Tras este pequeño disgusto, me he dispuesto a conocer todos aquellos derechos de los consumidores que tengo cuando compro algo, y me he enterado de cosas que me han dejado verdaderamente sorprendida.

¿Quieres saberlas? :)  

 

Derechos que nos avalan

Antes de nada debemos saber que siempre que adquirimos cualquier cosa, estaremos en calidad de consumidores.

Y esto, a parte de suponer que nos gastamos dinero, implica que tenemos ciertos derechos que son protegidos por cualquier organismo administrativo de defensa del consumidor. 

 

El poder de un ticket

Este es un primer paso si queremos poder defender nuestros derechos ya que necesitaremos el comprobante de la compra (vamos, el ticket de toda la vida), para probar “que estuvimos allí” y poder solucionar el problema que tengamos.

Gracias a él podremos garantizar, entre otras, las siguientes situaciones:

Que nos devuelvan el dinero o poder cambiarlo por otro

Cuando me compro ropa o algún artículo que no tengo claro si finalmente me vaya a quedar o no, siempre suelo fijarme en si la tienda tiene un periodo de devolución, es decir, un “margen” de tiempo en el que pueda cambiar el artículo por otro o incluso, que me devuelvan el dinero.

Sin embargo, debemos saber es que la ley no obliga a ninguna tienda a aceptar una devolución o cambio, salvo los siguientes casos:

  • Que éste se encuentre defectuoso (esto es algo que yo debería de haber descubierto antes...)
  • O que se compre vía online, en cuyo caso tienes 14 días para desistir la compra.

derecho de los consumidores

Por lo tanto, tendremos que tener en cuenta tres aspectos:

¿Permiten devolución o cambio?

En casi todas las grandes superficies nos devuelven el dinero y por eso, cuando no estoy segura de si me lo voy a quedar,

voy a este tipo de sitios (en cambio, los pequeños comercios de barrio no suelen aceptar devoluciones), algunos otros te dan un vale para gastar en el propio establecimiento.

Periodo de devolución

En general, el periodo de devolución oscila entre los 7 y 14 días, aunque las grandes empresas como Zara, Carrefour, etc, permiten un mes de prueba

(excepto prendas de ropa interior, artículos de higiene, vestidos de fiesta u otro tipo de productos que puedan ser reproducidos o copiados como es el caso de los CDs o libros que generalmente no permiten devolución salvo tara).

¿Hay excepciones?

Efectivamente, como en todo, aquí también las hay.

Porque cuando compramos por internet, mediante teléfono o de cualquier forma “no presencial”,

la Ley de desistimiento permite un plazo de 14 días hábiles para los contratos celebras a distancia, es decir, por internet, teléfono, correo ...

  

¡Me han cobrado de más!

Tengo la manía de, según voy saliendo de las tiendas, ir revisando los ticket para asegurarme de que me han cobrado por el precio que yo he visto. 

¡Ojo con esto! Porque más de una vez he tenido que darme la vuelta a pedir que me revisen el tiquet (esto suele ocurrir muchas veces en los supermercados, donde, por equivocación espero (“Grrr”), te pueden pasar un producto varias veces...).

Por esto es tan importante que guardemos siempre el recibo, al menos unos días.

Será la única manera de justificar que hemos pagado de más por un producto (porque si hemos pagado de menos, cosa que no pasa a menudo, posiblemente nos vayamos tan contentos :P).

 

Reparación

Hace poco mi móvil dejó de escucharse... ¡menos mal que aún estaba en garantía!

Me solucionaron sin problemas el altavoz y ahora vuelve a estar como nuevo :)

Cuando un producto se rompe o tiene defectos y aún está en periodo de garantía, podemos repararlo de manera gratuita siempre y cuando el daño sea por fallo y no debido a un mal uso (cuidadín con romper algo aposta para que lo mejoren, ¡que no cuela!).

En cuanto al periodo de garantía, disfrutaremos de este respaldo:

  • Durante los dos años siguientes en caso de tratarse de un producto nuevo.
  • De al menos de un año si es un producto de segunda mano.

el derecho de los consumidores

Pero si compras por Internet en empresas extranjeras, el periodo de garantía cambia.

Por ejemplo, si compramos mediante Apple.es, la garantía que tendremos será de un año. Aunque, si se nos pasan los plazos, siempre podemos recurrir a la reparación propia. 

Pero recuerda, ¡primero asegúrate de que ya no puedes ejercer tus derechos como consumidor!

 

2. Derechos en bares, restaurantes y cines

Efectivamente, si vamos al cine, a un restaurante, contratamos un seguro, adsl o consumimos cualquier otro tipo de servicio, también somos consumidores y por tanto, también tenemos derechos.

 

Bares y restaurantes

Por ejemplo, ¿qué sabemos de los restaurantes?.

¡Exacto! Que nos dan de comer y por un día nos sentimos los reyes de la casa.

Cómo nos gusta ir a mesa puesta eh... ;) No, ahora en serio, dejando a un lado lo mucho que nos gustan, creo que también deberíamos de tener claros unos aspectos poco conocidos:

“¡Mira que buen menú! Pero...¿cuánto costará?”

Si os pasado alguna vez, debéis saber que estos establecimientos tienen la obligación de mostrar sus precios con IVA en un lugar visible

y advertirnos de si éste conlleva algún suplemento por traernos el servicio a la mesa.
No nos pueden cobrar el cubierto aparte ni tampoco la realización de reservas.

Así que, ¡mucho ojo y que nos lo la líen!

 

La factura siempre es importante; pídela.

Esto es algo que como consumidores, tenemos derecho a tener siempre que paguemos por algo.

Imagínate que, después de haber ido a tomar algo con una idea de lo que nos queremos gastar, ¡nos cobran de más!

De esta forma, podremos contrastar el precio cobrado con el de la carta y poder reclamar. 

En cualquier restaurante tenemos derecho a pedir agua del grifo gratuita.

Esto es algo que suele darnos vergüenza... “Veamos...tomaré un revuelto de setas, de segundo unas costillas...Ah, y de beber, ¡póngame una jarrita de agua del grifo!”

Pensamos que el camarero se va a negar, pero ¿habéis probado a pedirla?

Según un estudio, últimamente está siendo la bebida más demandada en los restaurantes (muchas veces, os dirán que no...

pedid la hoja de reclamaciones y ya veréis como os empiezan a hacer caso). 

 

Cines

Cuando voy al cine, he de confesar que suelo entrar con todo tipo de chuches, patatas, bebidas... eso sí, todo de casa.

¿Esto es legal?

He de decir que nunca me han pillado, pero está bien saber que en un cine no pueden impedirnos entrar con comida (cosa bien distinta sería que quisiéramos entrar con una cámara de vídeo).

Es decir, que aunque dentro del cine haya tiendas de chucherías, palomitas o de cualquier cosa que no tenga que ver con la película que queremos ver, son tiendas independientes.

todos los derechos de los consumidores

Así que si intentan colarte lo de que está prohibido entrar con comida del exterior, te aconsejo que pidas el libro de reclamaciones ya que no existen leyes que lo prohíban.

Por cierto, si vas al cine normalmente, te recomiendo que leas nuestro artículo para conseguir entradas de cine más baratas.

Además, al igual que con el restaurante comentábamos la obligación que tienen de mostrar los precios con IVA en un lugar visible, en el caso del cine también ha de ser así.

 

3. Ley de servicios de pago

Sobre esta Ley debemos saber que al igual que hemos hablado de los derechos que tenemos a poder devolver algo que hemos comprado (salvo excepciones), con el dinero también podemos reclamar pagos por diversos motivos.

 

Domiciliaciones

Seguramente que no sea yo la única que tiene domiciliado el recibo del teléfono móvil, ¿no?

Pues con ello estamos autorizado a nuestro banco a que todos los meses pague a nuestra compañía telefónica lo que debemos de ese mes.

Pero... ¿Y si se equivocan en la cantidad a pagar o llega un recibo que no hemos autorizado al banco que pague?

Para esto, la ley permite plazos de devoluciones.

Bajo la nueva Ley, el plazo para devolver un recibo con el que no estamos de acuerdo es de 8 semanas a partir del momento en el que cargan el recibo en nuestra cuenta para solicitar su devolución (anteriormente, era de un mes).

Pero, ¿cuándo se podrá devolver un recibo? En los siguientes casos:

Podremos solicitar la devolución de aquellos pagos cuando, en la autorización dada a nuestra entidad bancaria, no especifiquemos la cantidad exacta que tienen que pagarle a la empresa que emite el recibo a nuestra cuenta.

conocer los derechos de los consumidores

Cuando si hayamos concretado una cantidad exacta en nuestra autorización al banco y la empresa a la que tenemos que pagar emita un recibo con una cantidad superior a ésta.

O en el caso de que nos hayan cobrado por un recibo por el cual no hemos realizado ningún tipo de autorización

expresa a nuestra entidad bancaria, se puede proceder a devolver un recibo hasta un máximo de 13 meses..

 

Tarjetas de crédito

¿Te han robado la cartera?

¿Hay menos dinero del que debería?

¡Que no cunda el pánico!

Es importante avisar de inmediato a nuestra entidad bancaria y apuntar la hora (si la sabemos) a la que fue robada, o la que nos dimos cuenta, para que el banco opere con la mayor rapidez e impida su utilización indebida.

derechos de los consumidores y usuarios

Al igual que pasa con las domiciliaciones bancarias, con las tarjetas de crédito también podemos reclamar el pago de determinadas operaciones que nosotros no hemos realizado.

Cuando damos aviso de estas actividades fraudulentas al banco, a continuación, éste realizará las comprobaciones pertinentes para verificar que, efectivamente, no hemos realizado ninguna compra y que por tanto, puede devolvernos el importe de dicha operación y no sufriremos ningún tipo de consecuencia económica.

 

Transferencias

En el caso de las transferencias también podemos reclamar, un dinero que hemos enviado a alguien porque “nos hemos arrepentido”.

Por ejemplo, imagina que estás de alquiler en un piso y llega un mes que, después de ingresar al propietario el dinero, decides reclamarlo porque lo has pensado mejor y ya no vas a pagar más (qué mala suerte para el propietario!).

Como inquilino arrepentido que eres.

¿No te gustaría contar con algún tipo de amparo?

¿algo así como “5 minutos de cortesía” pero a lo grande?

Pues esta nueva Ley ha pensado en ello y por ello podremos reclamar el dinero ingresado a otra cuenta, si el destinatario no quiere devolver el dinero y se lo gasta puede incurrir en un delito.

Lo mejor es que si te encuentras un dinerillo extra el la cuenta y no sabes de que es o de quien, avises a tu sucursal bancaria.

¿Y tú? ¿Conoces algún derecho desconocido de los consumidores? ¡Cuéntanoslo en un comentario!

Ahorro.net

Ahorro.net

Así somos nosotros

Este blog no existe más que para hacerte la vida más fácil, entretenerte y contarte a través de tips y experiencias como ahorrarte algo de dinero en tu dia a dia. Leenos y disfruta, ¡Que es gratis!

SÍGUENOS EN LAS REDES:

Guía Skyscanner sidebar
Nueva llamada a la acción
Nueva llamada a la acción