Ahorra haciendo tu propia Lejía Casera

0 comentarios

Lo último de lo último

No sé qué te parecerá a ti, pero para mí las crisis tienen su lado bueno.

VER CHOLLOS Y OFERTAS DE AHORRO.NET

Y ese lado bueno, es que nos ofrece la posibilidad de volvernos absolutamente creativos y desarrollar una increíble capacidad de investigación.

¿Sabes por qué lo digo?

Porque los españoles nos hemos vuelto unos expertos en el tema del ahorro.

Ahorramos en los comestibles, ahorramos en los combustibles.

Saltamos de una empresa de energía eléctrica a la otra, a ver cuántos céntimos de euros nos podemos ahorrar por mes.

Pero el máximo de nuestra capacidad ahorrativa, la hemos encontrado en la posibilidad de fabricar en casa nuestros propios productos.

Sí, el “hágalo usted mismo” se ha vuelto el himno nacional de las masas proletarias.

¿Sabías que podíamos elaborar nuestra propia lejía? ¡Y vamos, que no es moco de pavo!

Después de todo usamos lejía para todo. Bueno, para casi absolutamente todo.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS

Si fabricas tu propia lejía, puedes ahorrarte unos cuantos euros al mes.

Y por supuesto, consiguiendo, los mismos resultados.

Baños impecablemente desinfectados. Pisos de mármol absolutamente brillantes. Ropas blancas inmaculadamente blancas.

¿Quieres saber cómo ahorrar elaborando tu propia lejía?

Ya te lo explico paso por paso.

Pero antes, hagamos un poco de historia.

¿Sabías que la lejía es un producto que se inventó hace miles, miles, miles de años?

hacer tu propia lejia

Había una vez, en un lejano lugar, un pueblo que inventó la lejía

Yo hasta que me puse a investigar para saber cómo fabricar mi propia lejía, no tenía ni la más remota idea de que era algo tan antiguo.

Esa obsesión que tenemos los humanos por blanquear todo. Y si no, preguntémosle a Michael Jackson.

La lejía fue descubierta incluso antes del tercer milenio antes de Cristo, ¿puedes creerlo?

Las personas de ese tiempo ya tenían un conocimiento adecuado acerca de una solución que podría desarrollarse a partir de cenizas de madera.

Claro que en esos momentos no la llamaban lejía.

En fin, los antiguos mezclaban las cenizas de madera con agua, y a través de un proceso llamado lixiviación o eliminación de componentes solubles, mediante la filtración de un líquido, obtenían ese líquido.

Un líquido que los ayudaba a aligerará los colores. Y los malos olores.

También sabían que al remojar las ropas en lejía, las ropas se blanqueaban, hasta el punto que  si se dejaban sumergidas durante un largo período de tiempo, se desintegraría por completo.

Ya después los holandeses, vendrían con sus inventos para hacer de la lejía un producto menos corrosivo.

Porque vamos, que ya sea casera o comprada, la lejía quema como el diablo mismo en la piel.

Ahora, ¿estás lista para recibir la receta ancestral para preparar lejía y ahorrar varios euros?

 

Receta magistral para ahorrar preparando tu propia lejía CASERA

Me parece importante aclarar, que siempre que hablemos de la elaboración de productos a partir de elementos naturales o caseros, siempre serán más orgánicos, por la tanto más suaves.

Esto quiere decir que tu lejía casera será más suave, pero tendrá el mismo poder desinfectante que la que compres en el supermercado.

Ahora existe una diferencia vital: esta lejía casera tendrá un coste cero, porque lo único que necesitarás será agua y cenizas de madera. como hacer lejia

Para preparar tú lejía casera necesitarás los siguientes elementos: 

  • 5 litros de agua

  • 5 litros de hipoclorito de sodio

  • 1 balde

  • guantes de latex

  • mascarilla varilla de vidrio

  • botellas de plástico

  • Una parte ceniza de madera (opcional)

 

Para conseguir la ceniza de madera aprovecha cada vez que hagas una barbacoa con madera de roble o encina y guarda las cenizas para después preparar tú lejía.

En los meses de invierno, también puedes aprovechar la ceniza que quede de los leños. Nada mejor que juntar el romanticismo con una buena dosis de ahorro.

  • Dos o tres partes de agua.

Obviamente esta es una proporción que te sugiero.

Si quieres utilizar dos partes de cenizas de madera, deberás mezclarlas seis partes de agua.

En lo posible trata de utilizar agua de grifo filtrada o agua de lluvia.

¡No es que sea quisquillosa! Se trata de aprovechar los recursos del planeta.

Otros ingredientes que puedes usar, pero ya son mucho mas agresivos son:

El hipoclorito de sodio, (conocido popularmente como lejía, cloro, agua lavandina o agua de Javel) es un compuesto químico y un fuerte oxídente químico.

Es un oxídante fuerte y económico. Debido a esta característica destruye muchos colorantes y se lo utiliza como blanqueador. Además  de sus propiedades desinfectantes.

El hipoclorito sódico existe en sólido en forma de la sal.

En general, los Hipocloritos son agentes oxidantes fuertes.

Las soluciones de Hipoclorito de Sodio tienen dos clasificaciones: blanqueadores de uso doméstico, que contienen entre 5 y 5.5% de Cloro disponible,

y soluciones fuertes o comerciales, que contienen entre 12 y 15% de Cloro disponible.

La  inhalación  del Hipoclorito de Sodio puede causar irritación de las mucosas del tracto respiratorio la nariz y la garganta, los síntomas pueden incluir tos, dolor de garganta y dificultad para respirar.

Por ello si preparas la lejía en tu casa debes tener cuidado con esta cuestión.

El contacto de la piel con soluciones de Hipoclorito de Sodio puede producir irritación de la piel o quemaduras. 

El contacto con los ojos es altamente peligroso, puede conducir irritación severa, daños graves e inclusive ceguera, especialmente cuando la concentración es alta.

La ingestión de soluciones de Hipoclorito de Sodio puede producir irritación de las mucosas de la boca, la garganta, el esófago, el estómago y el tracto intestinal.

como hacer lejía casera

Te voy a dejar un par de recetas, una un poco más complicada usando ceniza de madera (aunque mucho más efectiva) y otra sin usar la ceniza de madera, donde tardarás mucho menos en prepararla.

 

Preparación de la lejía casera usando la ceniza de madera:

Antes que nada, cuidado.

Estos ingredientes cuando entran en contacto pueden ser muy perjudiciales para la salud.

Por eso es súper importante que protejas esos lindos ojitos y manitas que Dios te dio.

Entonces, como primer paso, deberás colocarte guantes y gafas de seguridad.

¿Lista? ¡Allá vamos!

  • Tamiza la ceniza.

Esta es la parte que más me gusta, es como cuando tamizas la harina para preparar una rica torta.

Tamizar es pasar un producto por una malla para eliminar las partes más gruesas de producto.

En este caso, en muchas ocasiones, dentro de las cenizas, puedes llegar a encontrar pequeños espacios de carbón.

Al tamizar las cenizas, te aseguras de obtener un polvillo blanco.

Cuanto más fino sea ese polvo, mejor será tu lejía casera.

  • Calienta el agua.

Ha llegado el momento de sentirnos pequeñas brujas frente al caldero.

Pon a calentar el agua, siempre teniendo en cuenta que no supere los cien grados centígrados.

¿Cómo te das cuenta que no supere esa temperatura?

Retrocede a la época a la que ibas al cole. El agua se acerca a los cien grados cuando llega a su punto de ebullición.

Punto en el que aparecen muchas burbujitas.

Una vez que empiezan a aparecer esas primeras burbujitas, continuamos con el siguiente paso.

lejía hecha en casa

  • Echa las cenizas.

Muy, pero muy lentamente, echa las cenizas en el agua, removiendo constantemente hasta lograr que las cenizas se disuelvan completamente en el agua.

Mezcla, revuelve y vuelve a mezclar.

  • Deja reposar.

Una vez que notes que de las cenizas ya no queda ni rastro, retira del fuego, y deja reposar al menos durante cuarenta y ocho horas.

Eso sí, no te olvides de tapar la olla y remover al menos una vez al día.

  • Filtrado de la solución.

Después de las  cuarenta y ocho horas, debes filtrar el producto.

Para esto, puedes utilizar una camiseta vieja de algodón, esa que ya no resiste un día más de uso.

Una vez que termines de filtrar toda la solución, ya tienes tu lejía lista. Solo tienes que envasarla, y por favor, no te olvides de etiquetarla.

Nunca se sabe cuándo un distraído puede confundirla con un líquido inocuo y no estamos para salir corriendo a emergencias.

Dos recomendaciones finales: no utilices una olla de aluminio para preparar la lejía casera y en lo posible, que el envase final, sea de un plástico bastante fuerte.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS

 

Preparación de la lejía sin ceniza:

Coloca los 5 litros de agua en el balde agrega los 5 litros de hipoclorito de sodio y comienza revolver.

No sólo economizarás sino que obtendrás un producto de alta calidad y cuya fórmula ha sido experimentada por personal especializado en la fabricación de productos químicos.

Piensa en el dinerito que te puedes ahorrar al hacerla tu propia lejía, y para que el ahorro no pare te decimos también la forma de ahorrar al poner la lavadora.

 

Cuando la mezcla está bien terminada, toma envases de plástico y pasa la preparación a esas botellas.

Obtendrás un producto muy potente para la desinfección y eliminación de bacterias. 

lejía casera

También ahorrarás dinero y obtendrás un producto de muy alta calidad.

La elaboración de este producto es sencilla si bien es riesgosa por lo que debes tener cuidado al momento de manipular los elementos para preparar la lejía.

Ahora ya estás lista para preparar tu lejía casera y ayudar en la economía del hogar.

¿Tenías idea que podías ahorrar al hacer tu propia lejía?