Las 3 Mejores Tarjetas para Viajar en 2019

0 comentarios

Lo último de lo último

SÍGUENOS EN LAS REDES:

A la hora de planificar un viaje, hay ciertos elementos que nunca pueden faltar, como el teléfono móvil, el pasaporte, el dinero o los billetes de avión.

Pues bien, si quieres ahorrar gestionando tu dinero en el extranjero, es fundamental contar con las ventajas que te ofrecen las tarjetas para viajar.

Es obvio que no vas a poder llevar todo el dinero que necesitas en efectivo, por cuestiones de comodidad y seguridad.

Y las tarjetas que utilizas habitualmente, no están diseñadas para viajar fuera del país, porque las comisiones que te aplican dejan mucho que desear.

Antes de tomar una decisión sobre como gestionar tu dinero viajando, te proponemos algunas ideas.

Pero sobre todo, ten presente siempre que:

  • Vivimos en una época de mercado pletórico: ya no hay que adaptarse «a lo que hay», siempre es posible encontrar lo que se adapta a nosotros.
  • Los servicios financieros son como cualquier otro servicio, si encuentras un pantalón de tu talla por el dinero que quieres gastar, ¿por qué pagar comisiones por servicios que no necesitas?

 

 

1. Ventajas de las tarjetas para viajeros

Como vas a ver a continuación, las tarjetas para viajar son una herramienta imprescindible para facilitar tu viaje, al mismo tiempo que ahorras.

Pero esto no quiere decir que tengas que prescindir de tus tarjetas de banco tradicional, pues también son útiles para según qué momento.

Aquí te voy a hablar de las tarjetas de viaje más interesantes del mercado, que son Bnext, Revolut y N26.

Se trata de bancos online que funcionan de una forma un poco diferente a los bancos tradicionales.

Desde el primer momento vamos a gestionarlo todo a través del teléfono móvil.

Para hacerte con cualquiera de ellas, lo único que necesitas es un selfie, y una foto de tu DNI, en la que se pueda leer todo con claridad.

A partir de ahí, podrás solicitar tu tarjeta y gestionarlo todo a través de una app en tu smartphone.

 

tarjetas para viajar 

 

2. bnextmejor tarjeta de credito para viajar al extranjero

Bnext es una compañía española, por lo que de entrada es interesante, ya que si tuviéramos algún problema, podemos recurrir a su servicio de atención al cliente en Español.

La tarjeta es gratuita y en un plazo de 48 horas, la recibirás en tu casa sin pagar gastos de envío.

Se trata de una tarjeta de débito y prepago Visa, y hay que tener en cuenta que el cambio que ofrece Visa, es actualmente el mejor.

Al ser una tarjeta prepago, que puedes recargar al instante desde tu teléfono, no necesita estar asociada a una cuenta bancaria.

Pero vamos a lo realmente importante, que son las comisiones, donde vamos a notar las diferencias.

Bnext no solo no te cobra comisiones, sino que te las devuelve, esto lo podrás comprobar en tu app cuando realices tus compras.

Te permite realizar tres retiradas de dinero gratis al mes en cajeros nacionales.

500 euros al mes de retiradas en el extranjero gratis. A partir de ahí la comisión es del 1,15% dentro de la zona euro, y 1,5% fuera de Europa.

Un máximo de 2.000 euros de gasto para compras mensuales.

Para terminar, no tiene coste de mantenimiento y te puedes dar de baja cuando quieras sin coste alguno.

Si te das de alta desde este enlace con tu móvil, recibirás 10 euros de regalo.

TARJETA BNEXT + 10 EUROS GRATIS

 

3. revolutmejor tarjeta de credito para viajar

Revolut cuenta con 3 planes distintos, pero aquí nos vamos a centrar en la versión gratuita, ya que lo que nos interesa es ahorrar dinero a la hora de viajar.

Se trata de una tarjeta de débito y prepago Mastercard, que tiene que estar asociada a una cuenta bancaria.

Sacarse la tarjeta es súper sencillo, y en un plazo de aproximadamente 9 días, la recibirás en tu casa, por solo 6 euros.

También tienes la opción de tener la tarjeta de forma virtual.

La tarjeta de Revolut la puedes recargar de forma instantánea a través del móvil, al igual que ocurre con la de Bnext.

Uno de los puntos fuertes de Revolut, es que no te cobra comisiones al pagar en una moneda diferente.

Te permite sacar hasta 200 euros en el extranjero de forma gratuita. A partir de ahí, la comisión es del 2%.

Y puedes realizar transferencias, tanto nacionales como internacionales, de forma gratuita.

La compañía es británica, y una de las pocas pegas que puede tener, es que su soporte está en inglés. 

Consigue la Guía comparativa de Tarjetas

 

4. n26tarjetas de viaje

Al igual que Revolut, N26 tiene cuentas de pago, pero igualmente vamos a centrarnos en la gratuita.

N26 es más como un banco normal, pero vamos a poder gestionarlo a través de su app para el móvil, además a diferencia de las otras, se puede gestionar en el ordenador.

Se trata de una tarjeta de débito Mastercard, que vamos a poder solicitar gratis.

A pesar de ser un banco alemán, su soporte también está en español, por lo que si no se te dan muy bien los idiomas, con N26 no vas a tener ningún problema.

A diferencia de las dos tarjeta anteriores, la de N26 no es prepago, es decir, es simplemente una tarjeta de débito asociada a tu cuenta. Pero con unas buenas condiciones.

Para ingresar dinero en ella, hay que hacer una transferencia, y como el banco está en Alemania, no nos va a llegar el dinero al instante.

Eso sí, lo interesante es que las transferencias internacionales son gratuitas.

Puedes hacer compras con la tarjeta hasta un máximo de 5.000 euros diarios, por lo que es poco improbable que te deje tirado.

Puedes sacar dinero gratis 5 veces al mes, máximo 2.500 euros diarios. A partir de ahí te van a cobrar 2 euros cada vez que saques dinero.

Eso sí, fuera de la zona euro si que te van a cobrar comisión en los cajeros, concretamente un 1,7% del dinero que saques.

 

5. comparativa: bnext, N26 y Revolut

Te voy a mostrar ahora con datos reales a través de capturas de pantalla como funcionan estas tarjetas cuando las utilizamos en países donde no hay euros.

En este caso fuimos a Irlanda del Norte para sacar la misma cantidad de dinero de un cajero con todas las tarjetas (20 libras). También te voy a mostrar los resultados de hacer la misma operación con una tarjeta de débito de un "banco tradicional", que en este caso es el banco Sabadell. Al final te muestro una tabla para verlo todo más claro.

Bnext: Puedes ver que hay una comisión de 0,75€ que en primera instancia nos cobraron, pero que luego devolvieron (una cosa muy a tener en cuenta es que Bnext siempre devuelve las comisiones). Así que a los 22,80€ iniciales hay que restarle 0,26€ de devolución de comisión por cambio de divisa. Por lo que el importe final es de 22,54€.

tarjetas sin comisiones

 

Revolut: Hay que tener en cuenta un detalle, que es la comisión del 0,5% que te cobran durante el fin de semana si realizas operaciones con cambio de divisa (recuerda que estamos sacando libras).

Esta operación la hicimos un jueves, por lo que no cobraron comisión, pero si la hubiéramos hecho el sábado o el domingo, habría que añadirle esta comisión, que haciendo cuentas sería de 0,11€. Por lo que entre semana serían 22,44€ y durante el "finde" 22,55€.

tarjeta para sacar dinero en el extranjero sin comisiones

 

N26: Aquí hay que contar la comisión del 1,7%, que en este caso ascendió a 0,38€, con lo que pagamos un total de 22,92€.

comision sacar dinero en el extranjero

 

Banco Sabadell: Aquí cobraron 4 eurazos de comisión. Nada más que comentar.

banco sabadell 20 libras

 

Aquí la tabla comparativa sacando 20 libras en Irlanda del Norte:

tarjetas sin comisiones

 

Esos han sido los datos sacando dinero del cajero. Ahora te voy a mostrar también los resultados haciendo una compra de 15 libras en una tienda:

Bnext: En este caso serían 17,10€ - 0,19€ de devolución de comisiones por cambio de divisa, que serían finalmente 16,91€.

sacar dinero en el extranjero sin comisiones

 

Revolut: Aquí pagamos 16,89€, teniendo en cuenta que no aplicaron la comisión del 0,5% del fin de semana.

sacar dinero extranjero

 


N26: 
Aquí las 20 libras se correspondieron con 16,90€.

tarjeta sin comisiones extranjero

 

Banco Sabadell: A los 16,82€ hay que añadirle 0,59€ de comisión. Por lo que se quedaría en 17,41€.

banco sabadell 15 libras

 

pagar con tarjeta de debito en el extranjero

 

Como puedes ver las diferencias entre nuestras tarjetas para viajeros son insignificantes, sin embargo, lo que realmente llama la atención es la diferencia con el "banco tradicional", que siempre va a salir perdiendo. 

Por lo que antes de realizar cualquier viaje es algo que debes tener cuenta, es decir, tienes que ser consciente de que si te llevas tu tarjeta habitual vas a perder dinero en comisiones.

 

 6. ¿Cuál es la mejor tarjeta para viajar? 

mejores tarjetas sin comisiones

CONSIGUE BNEXT

CONSIGUE REVOLUT

CONSIGUE N26

 

Ahora es el momento de valorar cuál es la que más te conviene.

Las 3 opciones son muy interesantes, aquí lo realmente importante es elegir la que más se adapte a tus necesidades.

Además, no son incompatibles entre ellas, puedes quedarte por ejemplo con una Visa y con una MasterCard, para estar mejor cubierto.

Sobre todo porque lo que está limitado es el número de veces que puedes utilizar el cajero gratis o la cantidad de dinero que puedes retirar de los cajeros al mes.

Cuantas más tarjetas, más retiradas gratuitas.

Si lo que buscas es una tarjeta de viaje, utilizarla para el día a día y hacer algunas compras online, la más idónea es Bnext, además que con su sistema de recompensas también te vas a poder ahorrar dinero, ya que te da 10 puntos por cada euro gastado, y en los comercios asociados 20 puntos por cada euro.

uber puntos

Por ejemplo con los punto que tengo, podría recuperar el dinero que me gasté en mi último viaje en Uber.

N26 por su parte es una tarjeta un poco más convencional, pero es muy interesante para los viajes de negocios, por el tema de las transferencias, y porque te permite manejar mayores cantidades de dinero.

Foto tabla actualizada

 

CONSIGUE BNEXT

CONSIGUE REVOLUT

CONSIGUE N26

 

7. ¿Con cuánto dinero salir de casa?

Vivimos en un mundo dual que combina elementos digitales y analógicos.

Con el dinero que manejamos a diario, también ocurre lo mismo.

Incluso en las grandes ciudades y metrópolis, es normal terminar afrontando un gasto con dinero en metálico (el conocido como «cash»).

Si vas a hacer un viaje, es probable que tu cerebro reptiliano te invite a salir de casa «con dinero» (es decir: con dinero en metálico).

A ninguno nos gusta encontrarnos en una situación extraña sin tener a mano un billete o unas monedas.

Puede parecer más práctico… y solo es más práctico en apariencia.

Pero las apariencias importan.

Por lo que si vas a ir de viaje, tienes que planear cuánto dinero en metálico vas a llevar.

Lo cual… hace que nos planteemos buscar tarjetas de crédito para viajes, que nos aporten soluciones a este problema

Cuando calculamos cuánto dinero en metálico vamos a llevar, debemos tener en cuenta varias cosas:

  • La necesidad de «cash» que tendremos en el sitio al que vamos.
  • Los días que vamos a estar de viaje.
  • Y la más importante, lo que nos cobra nuestra entidad financiera o banco por sacar pasta gansa en el extranjero.

Por lo que la cuestión del cash nos lleva… a la cuestión principal, la de tu tarjeta.

No es bueno ir de viaje con mucho dinero en metálico.

Está siempre el riesgo de perderlo o extraviarlo y llevarnos un chasco.

Pero es que nuestro cerebro reptiliano no nos va a dejar disfrutar de las vacaciones igual si llevamos mucho dinero en metálico encima.

Es cuestión de instinto de supervivencia.

En un entorno desconocido, algo como el dinero es algo que tiene que estar totalmente bajo control.

Por eso lo mejor es que, teniendo en cuenta las dos primeras variables (gasto que calculas que harás en metálico en tu viaje y días de duración), nos centremos en la tercera.

Pues es ahí donde te planteas buscar la mejor tarjeta de crédito para viajar al extranjero que se adapte a nuestras necesidades.

Y adaptada a nosotros quiere decir que nos permita llevar poco cash encima.

Del mismo modo que tienes que acordarte de ingerir agua o líquidos muchas veces en cantidades pequeñas, lo ideal es que el dinero en metálico que transportes sea poco y lo renueves cada poco tiempo.

Por ello, las tarjetas de los bancos habituales son poco efectivas, nunca mejor dicho.

Suelen venir con una comisión por sacar dinero que además tiene un mínimo de entre 2 y 4 euros.

Mínimo, el cual, solo deja de suponer un gasto inferior a la comisión habitual (que es de hasta un 3% o así) cuando sacas del cajero una buena billetada.

No, probablemente no te interesa sacar de 600 en 600 los euros del cajero.

Y tener que organizar tu dinero físico dejando una parte en un calcetín dentro de la bolsa de la ropa sucia para pasear tranquilamente con 30 o 40 en el bolsillo.

Para eso, lo llevas todo desde casa mejor organizado.

Y si no conviene a tu tranquilidad, no conviene a tus vacaciones.

¿Lo mejor?, hacerte con una tarjeta monedero que te saque del apuro.

Las puedes cargar con el móvil, no hace falta ni que la lleves cargada de antemano.

Y no cobran comisiones en las primeras veces que saques dinero hasta cierta cantidad.

Como ya sabes, las mejores tarjetas para viajar son las de Bnext, N26 y Revolut, que no están ligadas directamente a la banca tradicional.

Infografia comparativa tarjetas

Por ello, están mejor diseñadas como producto financiero útil para pasar un fin de semana lejos de casa o una semana visitando a unos amigos en el extranjero.

Si tu banco ordinario quiere cobrarte comisiones por sacar en el extranjero, hazte una de estas.

Y ten la seguridad de que si necesitas algo de metálico en tu próximo viaje, no pagarás de más por ello.

Si es el banco en cuyo cajero vas a realizar la operación, infórmate pues en algunas ocasiones, Bnext te devuelve las comisiones que te cobra la entidad extranjera. Aquí te hablamos de las mejores tarjetas para sacar dinero en el extranjero sin comisiones.

En cualquier caso, tienes un monto grande de entorno a 500 euros al mes que puedes sacar de un cajero en 3 ocasiones sin comisiones.

Y eso es algo que al viajar puede marcar la diferencia en tu bolsillo.

tarjetas de credito para viajes

 

8. los cajeros y el dinero en metálico

Seamos serios, llegará un día en que viajaremos en coches voladores y tendremos tecnologías que hoy todavía no imaginamos que harán que incluso los pedos sepan a gominola.

Y pagaremos todo con chips y tarjetas sin contacto.

Pero hasta que ese día llegue y nuestro mundo cambie tanto que nuevos signos sean las marcas que toda la población reconoce, el dinero será dinero.

Si estás leyendo esto y tienes la suerte de ser europeo, cuentas con el Euro, que es una moneda conocida universalmente.

Es como un dólar de juguete, lo sabemos, pero también caemos mejor que los americanos cuando vamos por el mundo.

Por eso, en cualquier viaje te puede venir bien tener billetes literalmente a mano.

Y los billetes, cuando se acaban, salen de un cajero.

Con lo que haznos caso y hazte ya con alguna tarjeta para viajar al extranjero, y que sea gratuita (Bnext lo es y de N26 y Revolut, hay versiones coste cero).

Por la que no tengas que pagar ni mantenimiento y que en un momento dado, cargándola en ese instante con tu móvil, te permita sacar algo de pasta gansa con la que resolver algún entuerto.

Solo te queda practicar eso de las pelis de dar la propina con elegancia, disimulo, know-how y sin que nadie se entere, vamos.

 

9. controla tus gastos

A veces parece que la euforia de un viaje puede restar «valor» al dinero.

Y obviamente no vas a dejar de comprar esa minipirámide del Louvre porque su coste aumente un 10% con la comisión que te van a encasquetar.

La cuestión es que llegues preparado para dar rienda suelta (y financiera) a tus deseos sin que eso conlleve gastos sorpresa.

Una regla general es que es mejor efectuar gastos con tarjeta que con efectivo, sobre todo si la moneda no es la misma.

Cuanto más simple sea tu tarjeta, menos sorpresas.

Para que lo entiendas, si tienes que ir al extranjero, es mejor llevar un móvil sencillo con funciones básicas que uno último modelo que tenga tanta funcionalidad que no sepas ni para qué sirve.

Por eso la primera buena idea que debes tener es hacerte con una tarjeta de débito.

Eso te permitirá organizarte mejor.

Las tarjetas de débito suponen un control sobre tus finanzas absoluto.

Nada escapará a tu control.

Obviamente, para algunas situaciones es mejor tener una de crédito, pero para dar cuenta de los gastos ordinarios en un viaje… no.

Con una de débito te libras de sorpresas desagradables a la vuelta, que pueden suponer mucho dinero que termines adeudando al banco de tus amores.

No solo es que se dispare el gasto y las comisiones, es que si por lo que sea quedas en descubierto, te aplicarán otra comisión por estar con la cuenta bajo cero que no te va hacer gracia tener que pagar.

Con tarjetas tipo Bnext o la versión básica de Revolut o N26 (estas dos tienen versión de pago) eso no te pasa.

Es una cuestión de control y de tranquilidad.

Tu tarjeta de banco habitual puede que te comisione si haces pagos en una moneda extranjera.

Esto puede llegar a generar una diferencia de un pequeño margen por encima de las tarjetas de débito que te comentamos.

Un pequeño margen, en cada compra, que es dinero que puedes quedarte en el bolsillo en vez de gastarlo en comisiones.

Y la dificultad de generar ese ahorro: mínima, porque lo consigues con una tarjeta cuyo funcionamiento es tan simple que siempre la tienes bajo control.

Entre las opciones de tarjetas de débito que te proponemos, cuando te halles en el extranjero, financieramente hablando, importa el tipo de cambio que usen.

Es decir, en tu cuenta tendrás probablemente euros, y a la hora de pagar, ese pago debe efectuarse en la moneda local (si estás en un país que no cobren en euros).

Si vas a tratar con gente local, siempre que cuentes con una tarjeta como las que te comentamos (Bnext, Revolut o N26).

Ofréceles pagar una compra suya con ella y que te reenvolsen la cantidad gastada en metálico.

Es una forma de «sacar» dinero que, si cuentas con una de estas tarjetas que te permiten realizar operaciones de compra-venta sin comisiones exageradas, te saldrá rentable.

Solo «perderás» la tasa de cambio (pero la de estas tarjetas en muy buena).

 

10. Viaja para disfrutar tú, con lo tuyo

Cuando decíamos que tus productos financieros tienen que ser como cualquier otro bien o servicio que contrates, nos referíamos a que deben estar adaptados a tus necesidades

El problema es que la banca es un sector muy antiguo, con muchas inercias heredadas

Y mucho enraizamiento en nuestra sociedad, para bien y para mal.

Nuestras vidas no se parecen a las de las generaciones anteriores, somos más dinámicos, más elásticos…

La banca tradicional diseñaba sus productos para una clientela determinada y hoy en día esas necesidades han cambiado.

Todo ha cambiado.

El ocio, por ejemplo, ya no es igual.

Los viajes que ahora hacemos antes eran impensables:

  • Aviones low-cost.
  • Estancias alquiladas por noches sueltas.
  • Transporte colaborativo.

tarjeta de viaje

Por eso, si el mercado ofrece nuevos productos de ocio, también es bueno atender a cómo los servicios financieros se diseñan para un mundo con necesidades nuevas.

Eso no quiere decir que debas romper con todo si estás contento o contenta con tu banco, en el que tienes tu hipoteca, tu plan de pensiones, tu nómina domiciliada.

Y aun así te cobran comisiones por usar tu tarjeta

La cuestión es que si vas a irte de fin de semana, no necesitas una maleta gigante.

Tampoco cláusulas que te liguen de por vida a una entidad financiera.

Las tarjetas que te presentábamos, Revolut, N26 y Bnext tienen la característica de estar adaptadas a este ecosistema de la nueva economía.

No te van a regalar un juego de toallas y mantelería, simplemente se adaptan a ti, a lo que puedas necesitar en cada momento.

Si eres de los o las que viajan de manera apañada, gastando tu dinero y disfrutando de lo tuyo, te interesan estos productos porque son flexibles y sencillos.

A poco que lo pienses, una tarjeta gratuita, sin mantenimiento, que la cargas con el móvil cuando quieras y que te puede permitir ahorrar en gasto en comisiones… es obviamente una buena idea.

 

11. Volver a casa sin tener que echar cuentas

Ir de vacaciones tiene que ser una aventura enriquecedora.

tarjetas de credito para viajes

Las malas experiencias vienen solas, no hay que pagar por ellas.

Por ello, del mismo modo que no quieres volver con alguna enfermedad incubándose en tu cuerpecito, tampoco quieres deudas generándote comisiones por descubierto en tu contabilidad.

Una tarjeta para viajar al extranjero (Bnext o también las versiones básicas de Revolut y N26) supone un control sobre tus gastos.

Y te permite llegar de vuelta y sólo preocuparte por deshacer las maletas.

Vete preparando la mochila para ese viaje fuera de la zona euro sin preocuparte por las sorpresas desagradables.

Llevas todo bajo control para evitarte problemas y sustos.

DESCARGA LA GUIA PARA ORGANIZAR VIAJES LOW COST