Cómo Prestar Dinero a un Amigo sin perder la amistad

0 comentarios

Lo último de lo último

Prestar dinero a un amigo es una cuestión que afronta varias dimensiones. La ética, por supuesto, pero también la tecnológica.

VER OFERTAS Y CHOLLOS

Hoy en día existen aplicaciones que facilitan el mal trago de tener que pedir que te devuelvan dinero prestado, algunas, las mejores, te permiten generar un link que hacer llegar en un simple mensaje de whatsapp.

Organizar un bote entre amigos, aportar cada cual su parte a un pago en común o ir cumpliendo los plazos de devolución de un préstamo se convierten, gracias a ciertas apps de gestión microfinanciera, en un gesto fácil y sencillo con tu móvil.

Entre amigos, las cantidades pequeñas de dinero se mueven bajo un concepto de propiedad similar al de los mecheros o los DVD (cuando estos «circulaban»). «Acho, ¿me dejas 10 euritos para comprar la entrada del partido de la Ponferradina?» ¿Quién no tiene un colega murciano que le ha dicho esto alguna vez?

A veces parece que no hay manera de reorganizar ese desbarajuste, y si las cantidades aumentan… ¿dónde está el límite de pedir o prestar dinero a un amigo cuando la perspectiva de que se devuelva es un poco difusa?

Ya sabes, las últimas palabras que se registraron de Sócrates fueron las célebres «Critón, le debemos un gallo a Asclepio». ¿Tendremos todos en mente las deudas que acarreamos en el momento en el que la muerte nos llame a su tupido lecho?

Quizá lo mejor es llevar bien la cuenta de ellas. Hay apps que pueden ayudarte, y así te irá mejor que a Sócrates, además, conseguir que se nos pague una deuda a veces es tedioso, Porque puede que quien se demora no pueda realmente hacer frente a la devolución y sacar el tema resulte espinoso.

VER OFERTAS Y CHOLLOS

Hay que saber reconocer cuándo nuestras amistades pueden pasar por momentos de enorme dificultad, real, en la que un apoyo financiero sea necesario.

Hoy queremos comentarte algunos consejos para hacer frente a estas situaciones y cómo algunas aplicaciones para gestionar tu dinero pueden endulzar el momento de pedir a tus amigos que rindan cuentas.

 

1. Lo primero es siempre organizarse

Si has organizado un viaje y hecho bote, pasar la factura puede ser tan fácil como «poner» un mensaje de whatsapp. Cuando dispones de servicios como los de Bnext, desde tu móvil hacer transferencias entre cuentas Bnext (sin IBAN) es la mar de sencillo, verás que de esta manera, la incomodidad inicial de andar pidiendo que te devuelvan el dinero pasa a ser un asunto entre tú y el deudor, mediante ese servicio de mensajería privada.

Limpio y sin quedar como un «pesado» por insistirle al típico listillo escapista general del apoquine: Tú le «pones» un link y él solo tiene que seguirlo. Directo y eficaz.

Estas herramientas lo hacen tan fácil (los «cómodos plazos» de los que habla la televisión) que convierten el prestarse dinero en algo tan natural como mandarse emojis de corazones #indebt #inlove.

Una vez dispongas de una herramienta como esta, habrá otros factores que tener en cuenta. Para afrontar el asunto desde sus varias perspectivas, te proponemos que estudies el tema desde 5 puntos de vista que puedes plantear antes de prestar dinero a un amigo.

VER CHOLLO DEL DÍA

 

2. Reglas para prestar dinero a un amigo

 

2.1 Solo acepta prestar el dinero si lo haces desde el corazón

No le prestes dinero a un amigo con el que no tengas plena confianza: Plantéatelo de esta manera: prestar dinero a un amigo puede ser una experiencia que refuerce vuestra amistad o una vía de agua que haga que naufrague.

  • La opción 1 se traduce en esas anécdotas que luego se cuentan, tiempo después, en la que el hecho de que gracias a ese dinero que prestaste tu colega pudo invitar a la chica a subir a la noria. La noria del amor, nos referimos.

  • La opción 2 se traduce en que es un tema tabú que tu amigo o amiga te debe todavía una cantidad gorda de dinero, algo de lo que tú te acuerdas cada vez que él se toma una cerveza delante de ti.

Si le prestas dinero a un amigo, tiene que ser de plena confianza, y la confianza da asco y el asco lleva al reproche y el reproche lleva al lado oscuro… y un buen uso de este lleva a que te devuelvan el dinero que te deben.

Me explico: todas las amistades pasan épocas bajo el velo del reverso tenebroso de la fuerza, la cuestión es que si entre dos amigos hay una deuda, debe haber la confianza suficiente para reclamarla.

Si quien te está pidiendo pasta es el típico o la típica con quien no has tenido nunca una bronca pero sientes que no te va a respetar cuando necesites de verdad que te devuelva el dinero, no lo hagas, hay amistades muy sólidas que se pueden sumergir en el hierro líquido del adeudamiento sin que se fundan.

prestar dinero a un amigo

En otras ocasiones, a la relación le pasará lo que a un cubito de hielo en el desierto por un quítame allá esos 100 euros, por eso escucha, cual personaje de Disney, a tu corazón.

¿Puedes imaginarte diciéndole a ese amigo «todavía me debes 2.000» entre risas, sin que eso signifique una mella en tu amistad? ¿Podéis hacer una canción con ello? Pues si no es así, no lo prestes.

Con alguien que tienes confianza, por ejemplo, una aplicación como la de Bnext puede servir para garantizarte que cobrarás la deuda. Si todavía no la tienes, puedes conseguirla con 5 euros gratis desde este enlace. por supuesto no tiene coste de emisión, ni de mantenimiento ni de nada de nada.

Con la aplicación de Bnext en tu móvil, puedes crear una reclamación de pago que ponerle a tu amigo vía whatsapp, eso quiere decir que cada vez que le veas tomando una cerveza y le increpes (amistosamente), si él te dice que te puede dar algo de lo que te debe (pongamos 60 euritos) mañana mismo, ese mañana no tiene por qué esperar.

Mañana no va a llegar, Bnext te crea un link de pago por esos 60 euros ahora mismo. En esa misma terraza. Para que lo pagues con tu móvil mientras masticas esa patata frita de bolsa que te han puesto de pincho.

Y dejando registro, para que no sea difícil saber cuánto falta por pagar. Todo entre amigos. Con el corazón.

Además por cada amigo que invites a descargar la app de Bnext, recibirás 5 euros totalmente gratis.

CONSEGUIR VISA BNEXT + 5 EUROS GRATIS

 

2.2 Presta la cantidad que estés dispuesto a perder

Como te decimos, la clave para saber si prestar dinero a un amigo o no, es plantear mentalmente el "worst-case scenario": que no te lo devuelvan.

En el punto anterior eso tenía que ver con la gestión de las emociones, no todos los amigos son iguales y, con algunos, una deuda pendiente puede suponer el fin de la amistad, pero si antes debías ser introspectivo en lo relativo a manejar tus emociones, ahora es una cuestión de cálculo objetivo.

¿Puedes perder 200, 2.000, 20.000 euros?

¿Puedes?

Esto es una pregunta fundamental, porque igual has llegado a leer esto no porque tu amiga necesite comprarse un vestido para una boda, sino porque tiene que afrontar una deuda en su negocio que puede suponer la quiebra, y tal vez la cifra sume mucho y ese dinero sea una gran cantidad.

¿Puedes permitirte no volver a ver la cantidad de dinero que se te pide?

Utiliza la idea de ir a un casino. Cuando se entra en un casino, se ha de entrar con la cantidad de dinero que se está dispuesto a perder, porque la perspectiva es esa, si no entrarías a jugar a un casino con la cantidad que te están pidiendo, no la prestes.

prestar dinero

Es posible, si es una cifra grande, que algunas perspectivas se trunquen y que el pago se vaya aplazando y parezca que no va a llegar nunca. Por eso es bueno ir registrando los pagos pendientes.

Si por lo que sea él te dice que «todo no… pero puedo pagarte “x”» pues vete aceptando poco a poco lo que te ofrezca.

VER CHOLLO DEL DÍA

 

2.3 Acuerda un plazo para la devolución del dinero

Atención: hemos dicho «acuerda», lo de cumplirlo viene después, pero un error cuando se presta dinero a un amigo es hacerlo en modo «billete de ida con vuelta abierta».

Establece un plazo: 2 semanas, 4 meses o 5 años. Con tramos y plazos si es conveniente, y ese esquema será la plantilla de la supervivencia de vuestra amistad. Esos plazos se negocian con la perspectiva de que ambos lo puedan aceptar y se llaman «plazo 1», «plazo 2», etcétera.

Esta forma evita hablar del «dinero» y permite hablar del«segundo plazo», cuanto más lejos esté la palabra «dinero» de tus conversaciones con tu amigo deudor, mejor. Este acuerdo sobre plazos puede contemplar también, para la comodidad de ambos, la forma de devolución (efectivo o transferencia).

La renegociación de estos plazos habrá que afrontarla con naturalidad, ya que es posible que tu amigo se retrase. No pasa nada: pero recuérdaselo.

Si contáis con una aplicación como la de Bnext, esto es comodísimo porque dispones de un sistema para reclamar pagos por whatsapp que lo convierte en algo muy discreto y muy limpio.

dejar dinero a un amigo

No tienes que hacerlo de viva voz, por lo que no hay riesgo de que sea un tema en el que ambos escenifiquéis algún desacuerdo delante del grupo; o queda constancia escrita.

Estas aplicaciones son lo más ágil sea cual sea la cuantía de la deuda, desde 10 euros de un bote para el regalo de cumpleaños de quien sea o 200 del plazo séptimo del préstamos para aquella reparación del coche.

Con la facilidad que ya de por sí tiene una cuenta como la de Bnext para comprobar los últimos movimientos en tu móvil, de esta manera, el sistema de pago será directo entre tu amigo y tú. Por lo que se tratará de un asunto «vuestro» que no trascenderá a nadie más, con toda la discreción que un tema tan delicado necesita.

Y no: no es agradable andarle recordando a Critón que todavía te debe un gallo, pero poder hacerlo con un link para hacer el pago enviado en un discreto mensaje de whatsapp… lo hará más fluido. Y lo puedes acompañar de emojis de gallos. Y de sonrisas.

CONSEGUIR VISA BNEXT + 5 EUROS GRATIS

 

2.4 Si la suma de dinero a prestar es elevada, firma un acuerdo

Si vamos a ponernos serios, pongámonos serios, te hemos puesto varios ejemplos: una reparación costosa de un vehículo, un pago gordo que pueda suponer la quiebra de un negocio…

¿Por qué no?: si la cantidad de dinero que le dejas a tu amigo es seria, el acuerdo puede ser «serio», por escrito, recurriendo a un abogado que diga mucha palabrería aburrida. Al estilo de una hipoteca, así nos evitaremos disgustos económicos más allá de los emocionales si el «amigo» decide no devolver la deuda.

Estamos hablando de cantidades contundentes, con plazos largos, para asuntos de indubitable importancia, si estamos en un caso de esos, un acuerdo por escrito es una salvaguarda para ti a la que no debes renunciar en nombre de la «amistad». A partir de cierta cifra, el vínculo entre dos personas que se prestan dinero puede ser tan grave y grueso que lo mejor sea que quede constancia de ello.

En estos casos, debes evitar que la forma de devolución sea en metálico, porque eso involucraría firmar recibís y papeleo: Hazlo por transferencia tal y como te comentábamos que puedes hacer con Bnext o con una cuenta de banco ordinaria.

Si lo que se plantea es una cantidad «seria» de dinero, que las condiciones de devolución sean serias significa que quede registro de todas y cada una de ellas.

prestar dinero a un amigo legalmente

 

2.5 Nunca dejes que el plazo de devolución se venza sin reclamar

Hemos decidido prestar dinero a un amigo, acordado plazos… y estos no se cumplen. Como en muchas otras cosas, por no decir todas, el silencio no soluciona nada.

Lo que pasa es que como hablar de dinero da un poco de cosa, pues decides no sacar el tema… y eso es un error. Siempre que vayas a tratar el tema en persona, deja que sea tu amigo quien elija el sitio, que este lugar sea privado para que no se sienta violentado es esencial, el hecho de que lo elija él facilita que no llegue a la defensiva.

Para organizar los pagos, las aplicaciones que te hemos comentado, como la de Bnext, solucionan mucho este entuerto porque hacen muy sencillo «recordar» a quien te debe dinero que tiene un pago pendiente contigo, con un mensaje de Whatsapp haces llegar un link con la cantidad que pides que se pague.

Es mejor que andar repitiéndolo en persona y recibir como contestación escusas de moroso diletante.

Es tan fácil pagar que no habrá escusa: tu pones el link en un mensaje de Whatsapp y queda ahí en vuestro historial de conversaciones.

prestar dinero entre particulares

Él tendrá el recordatorio ahí y el modo de pago en un sencillo toque, si te dice que se le ha pasado, lo cancelas y creas uno nuevo. Sin intereses. Lo que no sirve de nada es el silencio.

Si no recuerdas los pagos pendientes, tu amigo podría pensar que no necesitas el dinero o que no te importa en qué momento te lo devuelva. Si es así, o simplemente quieres aligerarle la carga, renegocia los plazos (es importante, como decía una regla anterior, que estos sean claros).

Pero no dejes nunca de recordar un plazo vencido.

No pasa nada por convertir un plazo pendiente en algo nuevo, pero que eso quede claro, con su nombre y apellido (plazo 1-a, plazo 1-b…) y con sus fechas.

 

3. Corolario a las 5 Reglas prestar dinero a un amigo

Imaginemos que sabes que ese dinero que le has dejado a tu amigo no va a volver.

Imaginemos que tu amigo lo quería para comprar un coche.

Pues tú sabrás.

Obviamente, no debiste prestar dinero para algo innecesario y frívolo. Otro caso es que ese dinero sea para algo importante, como evitar la quiebra de un negocio o pagar los costes de algún procedimiento médico que de alguna forma haya que asumir.

El dinero va y viene y la amistad es algo que se sobrepone a las penurias, si alguien te pide dinero para algo realmente importante, involucrarte en sus problemas debe ser algo más que una cuestión financiera, se debe ir a la raíz y si esa persona no encuentra empleo o no consigue sacar adelante un negocio, tu ayuda en ese sentido también puede ser provechosa.

En cuanto a gastos pequeños, los préstamos son habituales y no pasa nada mientras haya confianza, on una aplicación como la de Bnext, además, reclamar el pago de lo adeudado es tan fácil que es casi un juego.

Organizar un bote para comprar algo en común o pasarle dinero a quien va a encargarse de comprar unos billetes o unas entradas para todos es sencillísimo.

Las apps para ahorrar tienen además la ventaja de que todo el registro de operaciones puede ser revisado en cualquier momento en tu móvil.

Así que… uniendo una pizca de tecnología con un poquillo de ética, prestar dinero, pedir que te lo devuelvan y seguir (literalmente) tan amigos… es más que requetesencillo.