Las Mejores Tarjetas Prepago sin Cuenta Bancaria

0 comentarios

Lo último de lo último

El mundo de las finanzas personales es un mercado que ofrece una gran diversidad de bienes variados y heterogéneos.

VER CHOLLOS Y OFERTAS DE AHORRO.NET

A medida que los clientes tomamos consciencia de que no hay por qué conformarse con los productos rígidos y opacos de otrora, se vuelve habitual encontrar servicios más baratos y mejor adaptados a todo tipo de necesidades: un caso paradigmático sería el de las tarjetas prepago sin cuenta bancaria, que frente a las tarjetas de crédito, suponen una forma de ahorro y de control de gastos cada vez más utilizadas.

Dado que es fácil encontrar proveedores de este tipo de herramientas de forma gratuita, suponen hoy en día un complemento para nuestras carteras con el que organizar nuestra vida financiera y servir de límite para los excesos, de forma que su utilidad, por tanto, esté fuera de toda duda.

Seas como seas, una tarjeta prepago sin cuenta bancaria, siempre que sea gratuita, nunca va a suponer un «extra» en tu contabilidad casera y sí un polo sobre el que pivotar conductas de ahorro y racionalización de gasto.

Obviamente, no todas son iguales aunque compartan ciertas semejanzas.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS

Por lo que si estás pensando en hacerte con alguna, ten en cuenta estos consejos para identificar tu perfil de usuario y, de esa manera, ser capaz de encontrar el diseño que mejor se adapte a tus necesidades o que en mejor medida sirva para resolver tus problemas.

 

1. Qué es una tarjeta prepago sin cuenta bancaria

Como ya sabrás, una tarjeta prepago sin cuenta bancaria, es una tarjeta, física o virtual, que sirve de herramienta de pago para compras y, generalmente, también para retirar dinero de los cajeros, y a diferencia de una de crédito, con las prepago el límite de gasto que se puede realizar corresponde a la cantidad de dinero con la que la hayas «cargado».

Son tarjetas en las que tienes que «meter» dinero para poder gastar sin tener la posibilidad de contraer deudas con tu entidad bancaria hasta el inicio del mes siguiente, es decir: si el saldo de la tarjeta se agota, tienes que efectuar una recarga para poder volverla a utilizar.

Por tanto, son complementos muy útiles a la hora de organizar un presupuesto personal, con ellas, es muy sencillo determinar el monto de las partidas dedicadas a tal o cual gasto.

Su fiabilidad es total: suelen ser tarjetas MasterCard o Visa emitidas por bancos o compañías intermedias de la misma manera que las de crédito.

Existen, eso sí, límites prácticos a su uso, tales como los de servir de garantía para, por ejemplo, una reserva de alquiler de coches, algo para lo cual suele pedirse una tarjeta de crédito.

tarjeta prepago sin cuenta bancaria

 

2. Cómo conseguir una tarjeta de prepago

Si deseas conseguir una tarjeta prepago, debes dirigirte a una entidad bancaria o financiera y solicitarla. Es bastante sencillo obtenerla, porque, al contrario de las de crédito, no te van a pedir ninguna verificación en tu solicitud. (Si eres menor de 18 años, sí será necesario que cuentes con el permiso de tu padre, madre o tutor/a legal.)

Dependiendo de la entidad emisora y de los servicios que quieras tener, es posible que en algunos casos debas pagar en base a:

  • Coste de emisión.
  • Costes de mantenimiento.

Aunque, como te señalaremos más adelante, existen tarjetas prepago totalmente gratuitas e incluso con una de ellas (Bnext) recibes un «saludo» de bienvenida de 10 euros de regalo.

En cualquier caso, siempre serán más baratas que las hermanas mayores de crédito (y puedes hacer prácticamente cualquier uso ordinario con las que son totalmente gratuitas). Eso sí: cada tarjeta tendrá, como verás, diferentes rangos en cuanto a mínimo o máximo de carga o disponibilidad de extracción en cajeros…

Pero, en lo que se refiere a obtenerla, es muy fácil y en los casos de tarjetas mejor diseñadas será gratuito e inmediato.

 

3. Ventajas de las tarjetas prepago

Una tarjeta prepago es un producto financiero con ventajas propias que puede interesarte, dado que no necesitas tener un buen crédito para obtener una tarjeta prepago sin cuenta bancaria. Si tu crédito es bajo, o si en tu banco piensan que no calificas para una tarjeta de crédito ordinaria por algún motivo, siempre podrás utilizar este tipo de tarjetas.

Otra utilidad, es que puedes brindarles a tus hijos una tarjeta prepago, con la carga que consideres justa para sus gastos. Tienen un límite específico que se puede recargar en cualquier momento. Esta es una buena manera de asegurar que el titular de la tarjeta no se endeudará demasiado.

Además, no tendrás que preocuparte por cargos por pagos atrasados, cargos por intereses o facturas mensuales.

Te puede interesar este artículo sobre las mejores apps de control de gastos.

tarjeta visa prepago sin cuenta bancaria

 

4. Desventajas de las tarjetas prepago

A pesar de sus muchas cualidades notables, las tarjetas de prepago sin cuenta bancaria, como cualquier otro tipo de producto financiero, también tienen algunas desventajas:

  • Si recurres a la banca tradicional para conseguir este tipo de tarjetas, recuerda que te metes en la boca del lobo: sus condiciones pueden incluir: tarifas de compra y activación, reactivación, tarifas de retiro en cajeros automáticos, tarifas de reemplazo si la tarjeta se pierde o es robada, tarifas de recarga...
  • Si te quedas con algunas tarjetas que emiten los bancos «gratuitamente», algunas tarjetas prepago no se pueden utilizar fuera del país donde se han activado o sirven solo para compras on-line.
  • Si gastas todo el dinero que tenías cargado en la tarjeta, no podrás usarla hasta que la hayas recargado, por lo que si el sistema de recarga no es flexible, puedes encontrarte en apuros.

Estos problemas y limitaciones son genéricos para las tarjetas prepago en tanto en cuanto muchas de ellas son emitidas por bancos que quieren ligarte a otros productos que ellos también emiten, pero eso es algo que va cambiando y es por ello que en las tarjetas prepago pueden primar sus ventajas sobre los inconvenientes, a medida que nos libramos de ellos.

 

5. a quienes van dirigidas

Como te mencionamos anteriormente, hay ciertos tipos de consumidores que pueden beneficiarse más del uso de una tarjeta prepago que de una tarjeta de débito o crédito, por ejemplo, las personas con un historial de crédito bajo o malo, pueden beneficiarse de este tipo de tarjetas.

También son una alternativa ideal para aquellos padres que quieren controlar los gastos mensuales de sus hijos, y con los sistema de recarga desde el móvil (como el de Bnext) sin llegar a correr el riesgo de que en un caso de emergencia se queden sin poder recurrir a ellas.

Las tarjetas prepago sin cuenta bancaria también pueden ser un buen regalo para un familiar o un ser querido, y en general, una tarjeta prepago es una herramienta con la que organizar tu contabilidad casera y tus presupuestos familiares.

Su buen uso es muy eficazmente para controlar algún tipo de gastos (dotándola de una carga mensual que se dedica a tal o cual gasto de ocio o consumo para así limitarlo) o durante algún tiempo, como al llevarla consigo en unas vacaciones (como complemento o como sustitutiva de la de crédito). Aquí te dejo un artículo sobre cómo pagar con tarjeta en el extranjero ahorrando en comisiones.

Seguro que te interesa este artículo en el que te mostramos algunos trucos para ahorrar en casa.

tarjeta prepago bancaria

 

6. Las mejores tarjetas prepago sin cuenta bancaria

 

6.1 Tarjeta Bnext

No tiene costes. De hecho, te regalan 10 euros como bono de bienvenida. Es una tarjeta prepago sin cuenta bancaria cada vez más popular que no tiene comisiones de ningún tipo, ni de emisión ni de mantenimiento.

Puedes usarla para todas tus compras y sacar dinero de los cajeros (repetimos: sin comisiones) hasta tres veces al mes. Estas condiciones se extienden también a su uso en el extranjero, por lo que es una tarjeta muy útil como complemento de viaje en tu cartera.

No se tiene que asociar a ninguna cuenta de banca tradicional y se puede recargar y desactivar desde la aplicación del móvil, lo que la hace muy interesante, cómodo y seguro.

Una de las desventajas que tienen tenían las tarjetas prepago era el riesgo de quedarse sin saldo… justo cuando más lo necesitabas, pero con Bnext esto no tiene por qué ocurrir porque puedes recargarla desde tu móvil estés donde estés. Del mismo modo que con la aplicación de tu teléfono es posible desactivar la tarjeta en caso de pérdida o extravío y a ese mismo móvil llegará la confirmación de cada operación que se realice con ella.

Tiene la típica interfaz limpia y accesible que te dará pie a llevar un mejor control sobre tus gastos.

También cuenta con un sistema de fidelización por puntos que conseguirás mediante consumos en las empresas que se han unido (hay muchas: de hostelería, restauración, ocio…), como Netflix, Cabify o Spotify.

Y lo mejor: como Bnext no es un banco, sino una entidad financiera cuyo producto es este, la tarjeta prepago, las condiciones y servicios asociados a la misma no hacen sino mejorar para sus clientes, siguiendo siendo gratuita.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS

 

6.2 Viabuy

Es una tarjeta prepago sencilla y sin complicaciones y para obtenerla no necesitas demostrar ningún ingreso ni verificación de crédito. Obviamente, solo puedes gastar lo que cargues en ella.

Tiene un coste de emisión bastante alto, de unos 70 euros y la cuota de mantenimiento es de unos 15 euros al año.

Con ella, tendrás un número (código) IBAN, que te permitirá cargarla a través de transferencias bancarias, en la que tanto tú como tus familiares y amigos podréis ingresar dinero gratuitamente.

Para otro tipo de medio de recarga, sí te cobran comisiones, de en torno al 1’75% desde la mayoría de métodos de pago online habituales.

 

6.3 Bitsa Visa

Es una tarjeta que funciona muy bien si operas con criptomonedas, ya que puedes usarla para recargarlas y su aceptabilidad es la de cualquier tarjeta Visa.

Podrás realizar compras a través de internet, retirar dinero de cajeros automáticos e incluso transferir dinero entre tarjetas, quedando todo registrado en la interfaz de la app… que desgraciadamente no sirve para recargarla. Esto solo puede hacerse por transferencia, en efectivo en una entidad bancaria o usando criptomonedas.

No es el proceso más sencillo… excepto si eres un usuario de este tipo de divisas.

Puedes solicitarla online, y a los pocos días la recibirás en tu casa.

 

6.4 Tarjeta Spark Prepago de MasterCard

Otra de las tarjetas que no necesitarás asociar a una cuenta bancaria, y además contarás con más de treinta y cinco mil puestos de recarga en toda España.

Dispondrás de tres niveles de tarjeta Spark:

  • Spark: hasta 250 euros al año.
  • Spark Plus: hasta 2500 euros al año y te permite retirar hasta 500 euros por día en los cajeros.
  • Spark Premium: te permite recargar hasta 15.000 euros al año, realizar recargas diarias de 5000 euros y retirar del cajero hasta 500 euros por día.

Siempre puedes elegir la opción que desees, o elegir otra opción, sin necesidad de cambiar de tarjeta.

Cuesta 10 euros comprarla y 1’20 euros al mes mantenerla y además también cobran… ¡por recargarla! Hasta un 5% en puntos de recarga (sobre el monto que ingresas). La transferencia es el más «rentable», pero aun así con ese método pierdes un 2% de la recarga.

Lo más desconcertante es que te cobran un 1% por recargas entre tarjetas Spark… ¡teniendo en cuenta que ese dinero llegó ahí previo pago de comisiones!

 

6.5 Tarjeta de prepago de Correos

Esta opción de MasterCard, te permitirá realizar recargas de saldos, con un mínimo de 10 euros y una recarga máxima diaria de hasta 5.000 euros.

Puedes adquirirla en cualquiera de las oficinas de Correos distribuidas en todo el territorio español, abonando 6 euros con I.V.A. incluido.

Además de abonar tus compras en los establecimientos asociados a MasterCard sin necesidad de brindar ningún tipo de información bancaria, también podrás retirar dinero de cualquiera de las principales redes de cajeros y en las oficinas de Correos.

Tiene un programa de puntos asociados con el que fidelizan al cliente con recompensas en Travel Club.

Aquí puedes saber más sobre las tarjetas de fidelización.

 

6.6 Money To Pay Visa

Por una cuota anual de 6,95 euros, más gastos de envío, podrás disfrutar de esta tarjeta prepago para realizar compras, y que no deberás asociar a una cuenta bancaria.

También te permite controlar tus gastos o revisar tu saldo desde su propia web, que además tiene una interfaz muy accesible. Eso sí, deberás ser mayor de 18 años y ser residente en España.

Podrás recargarla con un importe mínimo de 10 euros en la web de MoneytoPay, mediante el uso de una tarjeta de crédito o débito, a través de la red de cajeros de Caixa Bank o en los comercios asociados.

Existen varias modalidades, por lo que tendrás que elegir la que más te convenga.

tarjeta prepago sin cuenta

 

7. Conclusiones

¿Qué es mejor, un tractor o una cuchara? Depende del uso que quieras darles: las tarjetas prepago sin cuenta bancaria son instrumentos con los que cubrir una necesidad y resolver algún problema.

Por tanto, si buscas una tarjeta prepago, valora las distintas opciones de acuerdo con lo que necesitas, evitando tomar con los brazos abiertos lo que te ofrezca tu «banco de toda la vida». Un ejemplo de eso son las tarjetas prepago online: son más productos que la banca de siempre quiere que compres bajo la escusa de un nuevo «protocolo» de seguridad online (¿qué pasa, acaso la tarjeta que habéis vendido hasta ayer era insegura?).

Si quieres comprar con seguridad por internet, te mostramos las 3 formas de pago por internet más seguras.

El mejor control sobre tus finanzas es el que vas a hacer tú, por lo que evita las letras pequeñas y busca una tarjeta prepago sencilla, transparente y que no conlleve tener otros productos asociados (y a poder ser tampoco comisiones de emisión y mantenimiento).

Por tanto, lo mejor que puedes hacer es estudiar tus hábitos de gasto, calculando:

  • Qué cantidad quieres dedicar a la tarjeta.
  • Cuánto será para retiradas en efectivo.
  • Cuánto para compras.
  • Qué porcentaje quieres dedicar a ahorro.

Y así mismo, y muy relacionado con el tema de las retiradas, cuál va a ser el ámbito de uso de la tarjeta, teniendo en cuenta las ventajas que proveen algunas de ellas cuando vamos al extranjero. Aquí puedes descubrir las mejores tarjetas para viajar.

Por último, evita todas las comisiones: no contrates servicios que no vas a usar o que no sean necesarios. Si vas a decidirte a hacerte con una tarjeta prepago sin cuenta bancaria, haz que tu entrada en ese mundo sea lo más limpia posible.

Y, por supuesto, no olvides comentarnos tu experiencia con las tarjetas prepago sin cuenta bancaria en los comentarios.