Taxi vs Uber vs Cabify, ¿cuál es más barato?

0 comentarios

Lo último de lo último

A todos nos gusta ir andando a los sitios, Caminar y pararte a contemplar las fachadas y las tiendas.

VER OFERTAS Y CHOLLOS

Pero la ciudad es un objeto de disfrute que no siempre está a nuestro alcance.

¿Por qué razón?, las prisas. Y las prisas son malas consejeras, pero aquí estamos ahora nosotros para contraponer algunas pinceladas sobre cómo afrontar esos momentos.

A todos nos encantaría poder ir siempre tranquilamente, pero hay ocasiones en las que, por lo que sea, no podemos darnos ese lujo, incluso el transporte colectivo se nos antoja demasiado rígido para nuestros intereses, y es entonces cuando tenemos que recurrir a los servicios de un «taxi».

Hoy en día, gracias a la liberalización que se está produciendo en este sector, existe competencia entre: Taxi, Uber y Cabify.

Antes que nada, hay que aclarar que este es un tema que ha generado mucha polémica en España debido a los intríngulis legales que regulan el sector del taxi y el de los vehículos con chófer. Cada cual tiene intereses contrapuestos, pero esa polémica no es lo que vamos a tratar aquí, aquí podrás encontrar la información que te puede interesar a ti.

Nuestro objetivo es darte unas pinceladas para que conozcas qué beneficios te aporta cada una de estas modalidades de transporte, así, el día que las malas consejeras te apuren, ten en cuenta esto que te contamos y te será más fácil acertar sobre cómo navegar la ciudad de la manera que más conviene a tus intereses.

VER OFERTAS Y CHOLLOS

¿Cuál sueles utilizar habitualmente?

Déjanos un comentario con tu experiencia y preferencias.

 

cabify vs uber

 

1. el taxi: un servicio público que va adaptándose a los tiempos

El taxi es un servicio con décadas de historia sobre el que abundan historias de todo tipo: forman parte de la cultura popular: aparecen en las novelas urbanas, las canciones de pop y rock y en el cine; es rara una película de alguna gran ciudad donde estos vehículos no tracen alguna línea de fuga en el tejido urbano...

Sobrevive, para bien o para mal, a una con su estereotipo, y esa es hoy su cuestión principal: su supervivencia. Los servicios de taxis funcionan bajo un sistema rígido de licencias, que controlan a quienes dan el servicio:

  • Mediante inspecciones técnicas periódicas del vehículo.
  • Re-examinaciones psicotécnicas y psicomotrices de los conductores.

Los precios del servicio, asimismo, están tasados, todo ello, claro está, por el bien del consumidor.

Eso son mecanismos burocráticos con los que en el pasado se pensaba que se garantizaba un nivel de seguridad y de calidad en el servicio que los taxis tenían que dar, y esto sigue siendo válido todavía: en caso de accidente o de mal servicio, los mecanismos de reclamación existen gracias a esa legislación que controla a los taxis.

Siempre debes, por tanto, fijarte bien en el que el vehículo que eliges, si estás decidido o decidida a coger un taxi, cuenta con su número de licencia, eso tiene que expresarse, entre otras cosas, de maneras tales como que deben tener tarifas y suplementos actuales claramente visibles, en las ventanas traseras o detrás de los asientos delanteros.

Además, el taxímetro debe estar a la vista de los pasajeros y no escondido y la mayoría de los taxistas pueden proporcionar un recibo impreso.

Ahora, ¿qué ocurre con los costes?

El medidor se mueve en tu contra según la distancia (no la velocidad) y el tiempo, eso quiere decir que suma según el tiempo que utilices el taxi, aunque esto se esté debiendo a un atasco o un semáforo en rojo. Si has pedido un taxi y lo haces esperar, eso es tiempo que estás utilizando del servicio. Por lo que te lo cobrarán.

Al coste de todos los trayectos hay que sumar un monto inicial, dependiendo de la franja del día, existirá una tarifa u otra. Por la noche, como es obvio, es más caro.

El servicio del taxi, podríamos resumir, es un servicio «moderno» caracterizado por un rigor y un legalismo que, como todo, tiene pros y contras: A favor del taxi, hemos de decir que la tarifa no variará en virtud de la oferta y la demanda, que es algo que suele variar siempre en contra del consumidor.

Los límites legales establecidos se marcan para impedir sobrecargas de trabajo a los conductores que pudieran suponer peligrosidad para el viajero. (Los pilotos de avión descansan y los taxistas también tienen que descansar.)

Con todo ello, el taxi va modernizándose como el radio-taxi en su momento o el desarrollo de App para móviles que lo hacen más atractivo para el gusto del consumidor actual.

Por supuesto, esa rigurosidad legalista tiene también algunas fallas, que son por las que los servicios de las empresas Uber y Cabify han conseguido implementarse en las grandes ciudades con enorme éxito.

IR A CHOLLOS Y OFERTAS

 

2. Uber y cabify: un servicio flexible que el usuario agradece

El desarrollo de internet como infraestructura hegemónica de comunicación ha generado nuevos valores y nuevas propuestas de negocio en torno a estos. Hoy la ubicuidad y la hiperconectividad son cosas que se buscan,  y en las que basamos nuestra idea comodidad y de seguridad.

Hace años, por ejemplo, una parada de taxi era una referencia en una ciudad, un espacio seguro y de encuentro, sin embargo hoy día, descargando una aplicación en tu móvil, cualquier lugar es el indicado para crear un punto de reunión.

Asimismo, mientras que el sistema de licencias y de controles eran formas de mejorar la seguridad de los viajeros de antaño, hoy es el servicio de gps de nuestros móviles lo que nos transmite la sensación de que no nos va a pasar nada malo.

uber vs cabify

En base a esas preferencias y valores, dos empresas, Uber y Cabify, han organizado servicios originalmente de chófer de manera que la competencia con el taxi es frontal, pero es una historia que ya seguramente sabes.

 

2.1 Los VTC: servicio de chófer en tu móvil

Cuando te instalas la aplicación de Uber o Cabify, entras a formar parte de un sistema en el que la relación es de tú a tú con el conductor que te va a transportar de un lugar a otro, es un procedimiento muy sencillo, porque tienes que señalar el trayecto que quieres realizar y de antemano conocerás el precio que tienes que pagar.

Al introducir los datos de tu destino, se calculará la ruta más razonable y económica para tus intereses, el precio se calculará sobre esa ruta y eso será lo que abones.

Como clientes, la experiencia es sencilla y llanamente perfecta, fluida y sintética: el coche llega con todo lo que tú necesitas, a tu puerta, y con el precio ya tasado.

uber vs taxi

El usuario accede al servicio como a un fetiche, es el viaje perfecto.

Hasta aquí los servicios que ofrecen Uber y Cabify son bastante similares, pero te voy a contar un truco para ahorrar utilizando Cabify. 

Utilizando tu tarjeta de Bnext obtendrás descuentos gracias a su sistema de puntos, normalmente por cada euro gastado conseguirás 10 puntos, pero con Cabify, al igual que ocurre con Netflix o Spotify, al tratarse de empresas asociadas conseguirás el doble de puntos.

uber cabify

Al acumular cierto número de puntos podrás lograr que te reembolsen el dinero de alguna de las compras que hayas hecho, que podría ser por ejemplo el importe de un trayecto en Cabify, en mi caso, como puedes ver, podría recuperar los 5,56€ de mi última compra. Y gracias a ahorro.net, puedes conseguir tu tarjeta Bnext con 5 euros de regalo.

Cómo has podido comprobar en la imagen, antes usaba Uber, porque era una empresa asociada de Bnext, sin embargo en julio de 2019 ha cambió, y ahora es Cabify la empresa asociada de Bnext con la que conseguir más puntos.

 

CONSEGUIR VISA BNEXT + 5 EUROS GRATIS

 

3. Servicios de Uber y Cabify frente al taxi: ¿cuál conviene según qué momentos?

Si se cumple con lo previsto en la teoría, la competencia entre proveedores debería redundar en beneficio de la masa de clientes. ¿Es así? ¿Ganaremos realmente los usuarios con la aparición de Uber, Cabify y otras… o como siempre, quedaremos como los grandes perdedores de la guerra entre las empresas?

Antes de que lo responda el paso del tiempo, de entrada, a día de hoy, podemos afirmar una cosa. En lo relativo a la tarifa, el precio que pagas:

  • Para los trayectos cortos, el taxi es más barato.
  • Para los trayectos más largos, siempre te convendrá Uber o Cabify.

Y por supuesto, en momentos de alta demanda el precio del taxi no se dispara.

Entre las dos compañías, Uber puede tener las tarifas más económicas en momentos de baja demanda, pero el problema es que no siempre encontrarás vehículo disponible, cosa que no suele ocurrir con Cabify.

 

3.1 En qué se basa la diferencia de tarifas entre Uber, Cabify y los taxis

En primer lugar, hay que aclarar que las tarifas de Uber y Cabify dependen del momento, pues se basan en la oferta y la demanda: Esto se pudo comprobar durante una reciente huelga de taxis, cuando al carecer de competencia, los precios de Uber y Cabify se dispararon. En particular, Cabify disparó el coste de su servicios cortos (primeros 2 kilómetros) en más de un 20%.

Por tanto, mientras que la rigidez y el rigor legalista de los taxis (¡todo tiene pros y contras!) garantiza que el precio no cambiará, la deseada flexibilidad de Uber y Cabify se puede volver en contra del usuario.

Si has ido a un concierto, un evento deportivo o un mitin de tu partido político favorito y te encuentras rodeado de masas ingentes de personas buscando cómo moverse… corre a por los taxis. Uber y Cabify mantienen sus tarifas bajas mientras tienen que competir con alguien, si la demanda se dispara, la oferta se encarece.

Es la economía: dependerá de la demanda y la oferta, como así también de los usuarios, el día y la hora en la que se solicite el servicio: Recuerda que Uber y Cabify son empresas privadas y se guían, por tanto, por leyes económicas. El taxi, con todas sus limitaciones, es un servicio público y está por tanto regulado.

¡Todo tiene pros y contras!

Uber y Cabify van ofreciendo un servicio ágil y adaptado al consumidor cuyo precio viene determinado por el momento del día, el día de la semana o la época del año, como ocurriría con el resto de sectores de la economía. Del mismo modo, los hoteles en primera línea de playa son más caros en verano y los de las estaciones de esquí en invierno.

El taxi ofrece sus servicios aplicando una regulación que les quita agilidad, como competidores, pero que garantiza un precio fijo, el problema, claro está, es que este servicio no es tan bueno como el de Uber y Cabify para una generación acostumbrada, como estamos, a interactuar con el móvil.

 

3.2 Qué elegir según tipo de trayecto (incluido el aeropuerto de Madrid)

Un estudio de la OCU, analizó los trayectos cortos de estos servicios, tomando como ejemplo, la ciudad de Madrid por ejemplo, con el trayecto desde la Calle Ponzano hasta la Plaza de Alonso Martínez: Es un trayecto de 1,2 kilómetros, que tratándose de Madrid, es un trayecto muy corto.

Mientras que en un taxi la tarifa que se aplica es de 4,66 euros, en Uber y Cabify, ronda los 6 euros, para este tipo de trayectos, el taxi resulta más económico que los servicios de Uber y Cabify.

Cuando hablamos de distancias medias, nos estamos refiriendo a trayectos que pueden cubrir entre los dos y los diez kilómetros: En este caso, el ganador es… Uber y Cabify.

Hablando de Madrid, un taxi, si vas de si vas de la glorieta de Quevedo al Caixa Forum te costaría 8,66 euros; en cualquiera de las VTC, deberás desembolsar 7, 49 euros.

En el caso de la capital de España, un trayecto muy importante es el de ida y vuelta al aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid Barajas: Los taxis aplican una tarifa fija, en el trayecto que conecta el centro de la ciudad con el Aeropuerto, y por este servicio cobran 30 euros, mientras que si reservas un vehículo en cualquiera de las VTC, la tarifa difícilmente supere los 22 euros.

taxi vs uber

 

3.3 Otros factores que no son el económico

En un reciente estudio, la OCU analizó otros factores (a parte del monetario) que pueden llevar a los consumidores a decantarse por usar taxi o el servicio que ofrecen Uber y Cabify.

Uber y Cabify se definen básicamente como plataformas de movilidad para brindarles a los ciudadanos la posibilidad de trasladarse libremente por la ciudad, esto es una forma de decir que son lo mismo que el taxi, por lo que la diferencia con estos reside en otro punto.

Es lo que se suele llamar «la experiencia de usuario».

Si has hablado con algún usuario de Cabify o de Uber, seguramente te hayan mencionado la docilidad con la que el chófer te trata: se te permite escoger la emisora de radio, se te consulta si el acondicionamiento por aire está a la temperatura adecuada…También suelen ofrecerte una botella de agua, algo que se convirtió en la imagen de marca de este tipo de servicios.

Cabify, por ejemplo, apuesta por ofrecer un servicio para cada cliente, a través de diferentes alternativas como Cabify Acces, coches adaptados para trasladar personas con movilidad reducida.

Y aunque parezca increíble… ¿Puedes creer que el aspecto de los conductores también es importante a la hora de elegir por cualquiera de estas alternativas? Y no lo decimos nosotros, lo asegura el estudio de la OCU, que reveló que tanto la vestimenta como el trato de los conductores de Uber y Cabify fueron valorados como impecables por los usuarios.

Cabify y Uber ofrecen un espacio neutro que busca adaptarse al gusto del usuario, lejos del ambiente de negocio familiar (con fotos de la mujer y los hijos) que puedes encontrar en un taxi, toda esta «experiencia de usuario» puede ser valorada en la aplicación de estas empresas y, por tanto, el control sobre el trabajador permite que los coches estén siempre impecables.

En cuanto al servicio en sí, tanto taxis como Uber y Cabify suelen acomodarse a las indicaciones del navegador GPS, aunque en cualquier caso, también en el taxi, como usuario puedes expresar tu preferencia por una u otra ruta a seguir.

Donde Cabify y las otras compañías de VTC llevan ahora mismo una ventaja que los taxis no han ni siquiera explorado revertir es en la comodidad de pago: Cuando pides tu Uber, la aplicación te calcula la ruta, el importe y en caso de contratar el servicio te lo carga a tu tarjeta directamente, sin dificultades.

Esa sencillez en el pago hace que la contratación de servicios de VTC resulte muchísimo más cómoda que la interacción con un taxista.

taxi uber cabify

 

4. Conclusiones

Las llamadas «nuevas» tecnologías y la plasmación contemporánea de valores eternos («seguridad», «comodidad») han hecho aparecer unos servicios de chófer que están compitiendo de forma directa con el sector del taxi.

Esta lucha se hace desde las leyes de la economía, de la oferta y la demanda, que como te hemos explicado, a veces juegan en favor de unos… y en otras de favor de otros, esto es así porque los usuarios somos quienes las inclinamos.

Por lo que las nuevas empresas, que han llegado, como suele decirse, «para quedarse», seguirán adaptándose al usuario para maximizar sus beneficios y el sector del taxi progresará en su labor de servicio público.

Seremos nosotros, los consumidores, quienes regulemos en último término el conflicto entre estos profesionales. La diferencia entre las tarifas de Uber, Cabify y los taxis pueden llegar a los 10 euros, dependiendo de la hora y el trayecto, pero una diferencia tan abrupta genera movimientos bruscos en la demanda en la tendencia natural de la economía hacia el equilibrio.

Estamos en los primeros compases de la aparición en el ecosistema de las ciudades de una nueva «especie» que ha generado un poco de barullo, pero finalmente la cosa se equilibrará, en precios y en servicios, funcionando de forma complementaria.

Ahora que ya sabes cómo son Uber, Cabify y los taxis, ¿qué servicio elegirás la próxima vez?

VER CHOLLO DEL DÍA