14 Consejos para Viajar a Italia con poco presupuesto

0 comentarios

Lo último de lo último

Mamma mía!

¿Viaje a Italia en mente?

¡Enhorabuena!

Italia es el mejor país del mundo para viajar.

Y todo el mundo lo sabe, hasta ellos, por eso hay que buscar escabullirse de las «trampas» para turistas, que las hay.

Italia lo tiene todo:

  • Una riqueza monumental apabullante, con casi tanta calidad como la de Castilla y León.
  • Una gastronomía deliciosa, en algunos casos cercana a la que podemos disfrutar en España.
  • Una brutal variedad de paisajes, que te harán creer que estás en Cantabria, en La Mancha o en Andalucía, según la región que disfrutes.
  • Un ambientazo de gente tan simpática y divertida que podrían ser españoles.

Por eso, si quieres hacer un viaje al mejor extranjero que existe, es decir: el que más se parece a nosotros, ¡prepárate para la buona vita!

Y, ahora en serio: se parecen mucho a nosotros y por eso nos llevamos tan bien con ellas y ellos.

Y, tal y como sucede en España (no te pillará de sorpresa), Italia no es un destino caro para disfrutar... si evitas los centros hiperturistificados.

Como en toda región o nación volcada sobre el sector turístico, existen muchos polos de atracción que debido a la masificación se han encarecido, han perdido calidad, o tienen demasiada afluencia de público como para poder convertirse en una experiencia accesible y gratificante.

Ahora bien, si sigues estos consejos para viajar a Italia con poco presupuesto, conseguirás aprovechar al máximo tu estancia, sin perderte nada y sin gastar demasiado. 

Para ahorrar mientras viajas, te recomiendo utilizar una tarjeta como la de Bnext, para que ahorres en comisiones, al mismo tiempo que controlas tus gastos.

 

1. italia: mejor en temporada baja

Aclaremos una cosa: temporada «alta» no significa ni mucho menos «mejor», quiere decir «temporada asignada».

Por eso, si puedes disponer de cierta agilidad a la hora de elegir tus fechas de viaje, evitar temporadas en las que se organiza el descanso de las grandes mayorías supone un ahorro en tiempo y en dinero.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS

La calidad de una experiencia turística tiene mucho que ver con cierta capacidad para apropiarte del entorno y desplegarte con comodidad física y mentalmente.

No estamos diciendo que el único modo de disfrutar de tus vacaciones es hacerlo bañándote en pelotillas en una cala perdida de la mano de Dios, alejada de la civilización y con escaso acceso para otros turistas, servicios de rescate y paparazzis.

Pero las colas interminables, los grupos que impiden cierta perspectiva sobre los espacios y el bullicio que generamos cuando vamos en banda o en familia, no son elementos indispensables del plan que estamos trenzando para romper con la rutina.

Por ello, debes aceptar que hay ciertos monumentos en los que hay que rendirse al sufragio de las masas y rendir culto a obras del genio, como son la Capilla Sixtina, teniendo que compartir dicho ambiente con miles de personas.

Esta decisión también tiene una repercusión inmediata en tus cuentas y es que los hoteles serán mucho más baratos si evitas los picos de temporada en tus fechas de viaje.

En la nación itálica, que es lo que nos ocupa, este tiempo álgido para las visitas se abre en mayo o junio y dura todo el verano.

Evítalos y además evitarás las temperaturas más acaloradas del año.

Pero cuidado que hay más: cualquier día festivo se considera como temporada alta y el periodo de Semana Santa o las navidades, son festividades mayores, casi tan o incluso más importante que el verano.

Así que… haz tus cálculos. Todo escenario es bonito las cuatro estaciones del año. Pero no siempre es igual de barato.

Y recuerda tener todo preparado antes de realizar un viaje al extranjero.

 

2. ¿es airbnb una buena opción en italia?

El alquiler de pisos y habitaciones es una práctica cada vez más extendida.

Esto es debido al abuso que en muchos sectores de la hostelería se hace de la masificación del turismo, que acaba repercutiendo en un encarecimiento del servicio o un empeoramiento del mismo cuando no ambas cosas a la vez.

Todo el mundo prefiere los hoteles, por razones obvias que incluyen el control y la seguridad que aportan estos servicios a sus clientes.

Pero los precios en las ciudades turísticas de Italia son prohibitivos.

En el archiconocido AirBnb es posible encontrar muy buenas ofertas de habitaciones privadas en casas de familias por menos de lo que te costaría una cama en una habitación compartida.

Esto es interesante pero hay que ser precavidos, entre otras cosas porque el aumento de la demanda de este servicio también dispara los precios.

Por un lado, no te interesa irte a un servicio tan poco regulado si el ahorro es mínimo para conseguir un servicio que en nada mejora respecto a lo que te supondría un hostal de mochileros.

Por otro, dado que el precio baja en razón de lo periférico del piso respecto al interés turístico, tienes que valorar esos desplazamientos como parte del coste en tiempo y dinero (el transporte en una ciudad cuesta dinero, recuérdalo).

Por lo tanto, hay muchas variables que tener en cuenta a la hora de optar por AirBnb.

Desde luego, Italia es un país desarrollado donde el nivel medio de confianza que puedes depositar es altísimo.

viajar por italia

Foto: Milán

Pero el furor turístico por estas modalidades de alojamiento en apartamentos han hecho que estén dejando de ser una opción rematadamente barata…

Serás tú quien tenga que baremar cuánto quiere ahorrarse en dinero, que seguramente será balanceado por un gasto en tiempo.

Lo que no debes hacer nunca, eso tenlo claro, es generar ahorro para tu bolsillo en tus vacaciones a cambio de sembrar en tu cabeza preocupaciones.

 

3. La cocina italiana... también la de tu apartamento

Practiquemos la honestidad un poco: no nos hemos ido de vacaciones para estar comiendo espaguetis con tomate tal y como hacemos para ahorrar a diario.

Pero eso no quiere decir que podamos permitirnos ir a todo tren, lujo a lujazo, de mesa puesta a mesa puesta, cual monarca decadente.

Obviamente, hay que encontrar un equilibrio.

Y si tu campamento base cuenta con cocina, ese va a ser un buen mecanismo para proveer de equilibrio a tus vacaciones.

La regla general en los restaurantes es abaratar el menú en la comida y encarecerlo para las cenas.

De hecho, es poco probable que encuentres «menú» para las cenas.

Por lo que la mejor forma de aprovechar para hacer el imprescindible turismo gastronómico que todo viaje implica es aprovechar la hora de la comida.

Por las noches, para la cena, tira de supermercados y mercados locales para llenar de energía el cuerpo sin gastar demasiado.

Para gestionar tu dinero en el extranjero, aquí tienes más información sobre las mejores tarjetas para viajar.

Así evitarás que el presupuesto se dispare sin renunciar a conocer las delicias que puedan ofrecerte los restaurantes de la zona, sin caer en sus abusos.

Y como los seres humanos estamos diseñados para que, comamos lo que comamos, siempre quede sitio para el postre, después de apaciguar la furia de tu gastricidad económicamente en casa, puedes salir a dar ese paseo nocturno mereciendo un gofre, un helado o el que quiera que sea tu dulce favorito.

 

4. Hacer Couchsurfing en italia: siéntete como en casa

Si nunca has probado Couchsurfing, probablemente Italia sea uno de los destinos, junto a Irlanda, donde debes atreverte a probarlo y conocerlo.

Couchsurfing es una comunidad creada a través de internet de viajeros y hospedadores de todo el mundo en la que puedes encontrar, y ofrecer, alojamiento a lo largo y ancho del globo terráqueo.

No tiene una motivación económica, con lo que se basa en la confianza y en las ganas de participar en un intercambio vital y cultural muy interesante.

Una vez te registres, te darás cuenta de que es un ambiente muy agradable.

Eso sí: no lo plantees como recurso de última hora si no estás muy metido en dicha red ya que, como te decimos, se basa en la confianza y lo óptimo es que empieces a trabarla cuanto antes con quien esperas que termine acogiéndote en su casa…

El tipo de turismo que se hace cuando participas en Couchsurfing está más relacionado con las personas y las relaciones humanas que estableces que con una idea ramplona de «dormir gratis en casa de alguien».

Aunque esto no hace falta que te lo contemos, porque si te lanzas a entrar en esta red lo descubrirás muy pronto y, como al resto de los que lo han probado, te encandilará.

Como todo, lo mejor será buscar un equilibrio y si quieres probar Couchsurfing, Italia puede ser un escenario perfecto.

Elige alguna etapa de tu periplo que quieras conocer de esta manera tan diferente y tan gratificante y verás como después quieres repetir.

 

5. Lo mejor de Italia: la accesibilidad de sus habitantes

Uno de los problemas que encuentra el turista que visita Italia es… que el negocio del turismo está tan extendido que también hay trampas, pufos y gente intentando aprovecharse del trabajo honesto de los demás.

Pero para los españoles y latinoamericanos, hay una ventaja: los enormes lazos culturales con la población.

Es esa población la que está más deseosa que nadie de que tengas una buena experiencia turística.

consejos para viajar a italia

Por lo que recurre a esos lazos siempre que puedas, preguntando y dejándote asesorar.

Si, como te proponíamos en el punto anterior, recurres al Couchsurfing, lo tienes hecho ya.

Si no, intenta trabar amistad con quienes te vayas encontrando.

Ellos te pueden recomendar los restaurantes «verdaderamente» locales, es decir: aquellos a los que van… ¡los italianos!

Cuando más evites «lo turístico», más encontrarás «lo auténtico», que es, claro está, mucho más barato.

Y ahí es donde tu gran ventaja sobre cualquier otro turista entra en juego.

Obviamente, en ningún lugar del mundo va a caer bien por normal general un inglés y todos aspiramos a aprovecharnos de los norteamericanos.

Pero cuando los españoles y latinoamericanos visitamos un país hermano como es Italia, podemos fácilmente conseguir que la población se ponga de nuestro lado.

Probablemente, el italiano o la italiana te van a hablar… en su lengua… ¡y pensando que les entiendes perfectamente! (es una característica muy suya: piensan que todo el mundo entiende italiano).

Y aunque no va a ser así, no hay problema: te lo explicarán mil veces.

Y si hay varios, discutirán entre ellos.

Es parte de tu experiencia turística en lo que es su parte etnográfica se refiere: contemplar discusiones a gritos entre italianos.

Al final, lo vas a conseguir: del mismo modo que en tu ciudad tú recomendarías a un turista algún sitio «bueno» (que no tiene por qué ser especialmente baratísimo por malo, pero sí económico), ellos se sienten orgullosos de su patria y no te empujarán en los brazos de quien la desprestigie dándote mala calidad y (u «o») cobrándote muchísimo.

Excepto si eres gringo, entonces sí, pero eso es lo normal. Dios hizo los americanos para que pudiéramos aprovecharnos de ellos cuando acontecen en nuestras ciudades con sus pieles enrojecidas por el sol. Y Dios es bastante italiano, por cierto.

Cuanto más te alejes de la Italia turística y más te acerques a los italianos y las italianas, más disfrutarás tu viaje y más autenticidad encontrarás. Y eso es la mejor forma de viajar.

 

6. Florencia, venecia, roma... ¡y mucho más!

Uno no puede dejar de formar parte de la sociedad de la que es fruto y existen algunos imperativos culturales en los que te tienes que subsumir.

Cuando viajas, esto se hace muy patente.

Si te vas de vacaciones a Italia y a la vuelta de preguntan «¿y montaste en góndola?» y les dices que no, seguramente te suelten eso de «pues entonces es como si no hubieras estado en Venecia».

viajar a italia consejos

Que pensarás tú… ¿y qué?

Pero lo que queremos señalar es que hay ciertos lugares obligatorios que ver en Italia en torno a los cuales tiene que engranarse todo viaje.

Y que en Italia esos musts llevan el nombre de grandes ciudades turísticas que, afortunadamente, son, a excepción de Roma, rápidas de ver.

Por eso, si estás planeando las etapas de tu viaje, no dejes de visitar Florencia o Venecia, pero no les dediques más de un día, y a poder ser que sea entre semana. Aunque dará igual. En el caso de Venecia, en particular, están pensando en limitar la entrada, como si fuera un museo y hubiera dejado de ser una ciudad de verdad.

Porque en verdad es en lo que se ha convertido: una ciudad-museo.

Eso sí: una ciudad-museo que hay que ver.

Pero entre una y otra hay cientos si no miles de pueblos, villas, provincias, comarcas…

Todo un enjambre de poblaciones italianas que están por descubrir, que son el escenario de la verdadera nación milenaria que tenemos por vecina que no por ser poco conocidas dejan de merecer la pena.

Tienes que cumplir con el expediente y llevar las típicas fotos que todo el mundo hace, por supuesto.

Pero date un capricho de libertad eligiendo alguna parada que nunca habrías planeado en un mapa mudo y dale voz a la Italia más allá de los focos.

No te costará nada. O casi nada. O incluso puedes plantearlo de forma que te suponga un ahorro.

Las primeras y últimas horas del día son muy bulliciosas para entrar y salir de las ciudades. Por lo que si vas a ir de una gran ciudad a otra, una parada intermedia puede serte útil.

Es decir: usa las ciudades intermedias para hacer noche:

  • Conseguirás ahorrar dinero en el alojamiento, pues son mucho más baratas.
  • Podrás aprovechar esas últimas horas del día para hacer turismo en un lugar poco conocido, poco transitado y donde seguramente encuentres cosas interesantes: eso es aprovechar el tiempo;
  • Te permitirá arrancar la mañana siguiente con un buen desayuno a buen precio y plantearte en la gran ciudad casi como si hubieras dormido allí.

Las ciudades pequeñas y pueblos que quedan entre las grandes atracciones turísticas permiten dar mucho contenido a esas últimas horas del día que de otra forma solo dedicarías a organizar la cansada llegada.

Si vas a visitar pueblos pequeños o tienes intención de perderte por algún rincón italiano, recuerda llevar dinero en efectivo, para ello aquí te dejo las mejores tarjetas para sacar dinero en el extranjero sin comisiones.

Te suponen un ahorro en el alojamiento de una noche y, por qué no, pueden servirte para aprovechar y darte un homenaje cenando muy bien por un poco dinero que igual en la gran ciudad no te llegaría ni para un primer plato.

conocer italia

Foto: pueblo en Piamonte

 

7. Reserva los billetes de tren con antelación

El servicio de trenes de Italia no es caro, pero si reservas con antelación, puede ser baratísimo.

Por eso, la ecuación es simple: cuanto antes reserves tu ticket de tren, mejores precios conseguirás.

De ahí que una buena planificación de tu viaje repercuta en el coste del mismo de manera importante.

Entra en la página de TrenItalia y comprueba lo que te estamos diciendo.

Es una página web bastante funcional, donde puedes encontrar la información que necesitas para bosquejar tu itinerario.

Compara opciones entre destinos y trenes.

Verás que suele haber uno más rápido y otro más lento.

El lento, claro está, es más barato.

Esto no es un problema, porque, te recuerdo: estás de vacaciones.

Elige sólo trenes rápidos para los trayectos excesivamente largos donde el ahorro de tiempo sea sustancial y merezca la pena pagar el plus del billete.

En el caso de la clase, elige siempre la barata. En ese caso no merece la pena pagar extras porque son trenes que están generalmente bien para lo que un viajero normal puede necesitar.

 

8. No te olvides que también existe el bus

Aunque la mejor opción para moverse es siempre el tren (¡siempre!: es más cómodo, más rápido y más directo entre ciudad y ciudad; siempre te deja en el centro y durante el trayecto puedes descansar mejor… y disfrutar más del paisaje).

Pero estamos buscando el equilibrio, y a la hora de viajar por Italia también puedes considerar la opción de recurrir al autobús.

Para empezar (e igual también para terminar, pero ¿y qué?) son más baratos.

Una compañía que opera en Italia y toda Europa con muy buenos precios es Flixbus

Normalmente las estaciones a las que llegan los buses son céntricas, pero en las grandes ciudades pueden estar algo alejadas de esos puntos de interés.

Fíjate esto antes de comprar el billete, ya que si queda muy lejos de tu alojamiento quizás termines gastando la diferencia al pagar el transporte dentro de la ciudad.

 

9. más barato que el tren y el bus: blablacar

El sistema de BlablaCar cada vez es más conocido y tal vez no haga falta que te lo comentemos.

Pero si no es así, lo que tienes que saber es que BlablaCar es un sistema para compartir el uso de un vehículo privado.

Irás en el coche de alguien a cambio de aportar a los gastos del viaje.

La gran versatilidad del sistema es que las rutas son hechas ad hoc por el conductor, por lo que si es flexible te puede recoger y dejar donde te convenga… o al menos en un punto intermedio de interés para ambos.

La página de BlablaCar es harto conocida en Italia y de uso creciente, como en España.

visitar italia

Por lo que si ya eres usuario de ella en tus desplazamientos dentro del territorio nacional, seguramente no te cueste extender ese hábito a los aledaños.

Si no eres usuario de BlablaCar, tal vez te convenga probarlo la próxima vez que vayas a moverte por tu región o tu país antes de ponerlo a prueba en un contexto lingüístico distinto.

Simplemente, porque BlablaCar es un sistema que pone en contacto personas y es mejor estar habituado a los avatares de su sistema.

Y la mejor forma de probarlo es en casa.

 

10. Cultureta avispado: visita los museos durante el día gratuito

El precio de entrada a los museos y galerías más importantes de Italia no es ninguna broma: ronda los 15 – 20 Euros.

Para compensar, muchos de ellos tienen un día a la semana (o al mes) en los que no cobran entrada.

Esto es un dato importante en lo que viene siendo la planificación de tu ruta.

Las famosas galerías de Florencia, la Galleria Uffizi o la Galleria Dell’Academia son gratuitos el primer domingo de cada mes, mientras que los museos del Vaticano lo son los últimos domingos del mes.

El lado negativo de estos días es que suelen estar colmados de gente.

Ese es el precio que tienes que pagar por entrar gratis.

Todos los años, se hace la Giornata FAI di Primavera, un fin de semana en la que miles de atractivos turísticos de Italia son gratuitos. En la página oficial del evento puedes consultar si coincide con tus fechas de viaje.

Para aprovecharlo, si quieres plantarte en esas fechas y entrar gratis… o para evitarlo si es eso lo que prefieres

 

11. no te pierdas el aperitivo

Una costumbre que empezó en Milán y -por suerte- se expandió por toda Italia es la del aperitivo.

Este ritual gastronómico ocurre de 19 a 21 horas, que es cuando los bares y cafeterías ofrecen canapés para picar con tu consumición de bebida.

Sí, esa comida que vas a ver en la barra del bar está incluida, pero tampoco es como para que te llenes como en una cena ni que te lleves un tupper para cargar.

Pero bueno, es la hora de aprovechar para hacer un receso.

Otro consejo para ahorrar en las cafeterías es que tomes tu consumición en la barra, ya que muchos lugares cobran por servicio de mesa.

Sentarse en una terraza a descansar un rato es algo que conviene hacer y que seguramente te apetezca. Pero hay que pagarlo, con lo que si estás en busca de no más que un café rápido, recurre al servicio de barra.

 

12. Los free tours: aprovecha tu viaje por italia

Algo que puedes encontrar viajando por muchas áreas de Europa es un tour turístico gratuito en sus principales ciudades.

Italia, a pesar de su posición periférica, no es una excepción.

En las ciudades turísticas sueles tener la opción de hacer estos free tour, por ejemplo:

La idea es que estos tours, aunque no tienen un precio predeterminado, al final del mismo se le aporta una propina a quien lo lleva a cabo.

como preparar un viaje a italia

Foto: Plaza de San Pedro

Además de los clásicos recorridos por los principales atractivos de la ciudad, también hay circuitos alternativos orientados a la cata de comidas típicas o bebidas.

Hacer un free tour es, sin duda, uno de los mejores consejos para viajar por Italia aprovechando el tiempo el máximo.

 

13. Ecología y economía en una misma convicción: no gastes en agua embotellada

Italia: mundo desarrollado desde hace más de dos milenios.

¿Y cuál es la base de la civilización?

¿Los caminos?: todos llevan a Roma. ¿La esclavitud?: abolida, se siente.

Eso es: la canalización de agua potable.

Si vas a Italia, lleva tu botella y rellénala. El grifo está transido por agua potable y las ciudades cuentan con fuentes de embelesadora belleza y también de parca y mundana utilidad.

¿Te parece que esto es ser «cutre»?

Por eso no te preocupes porque Italia siempre provee la solución si piensas que estás gastando poco: cómprate una bonita cantimplora de diseño italiano y sentirás que cada sorbo de agua de ella es orín de Dionisos tras comer espárragos.

Sé práctico: una buena cantimplora (no hace falta que sea de diseño) y un sistema de agua potable mejorado durante más de 2.000 años pueden ser más que suficientes para ti y para el planeta.

Cuando decimos «buena cantimplora» nos referimos a que si vas a darle uso, una cantimplora es un equipamiento que puede ser interesante.

Las claves de este enser son:

  • Que pese entre poco y nada.
  • Que mantenga el agua fresquita.
  • Que sea bonita.

Este último no es un requerimiento excesivamente importante, pero sí es bueno que tu material de viaje se distinga del del resto.

En los restaurantes, aclara que quieres acqua del rubinetto porque si simplemente pides agua será embotellada.

 

14. acampando se ahorra más

Llegamos al último de los consejos para viajar a Italia, en donde cualquier plan de turismo que imagines se puede llevar a cabo.

También el camping, que puedes ver organizado a través de la web de Camp Space.

Esta página de internet funciona muy bien en Italia.

Aquí puedes encontrar sitios a coste muy bajo con buenas localizaciones.

viajar a italia barato

Muchos de ellos, en el jardín de casas privadas.

No tienes que viajar con la casa a cuestas: algunos sitios va incluida en el precio (y aun así sale más que rentable).

Si vas a organizarte con una caravana, también te interesa esa web para saber dónde dónde encontrar zonas en las que obtener buenos servicios.

 

15. Conclusión: Italia: tan cerca… y tan cerca

Con las claves que te hemos dado de cómo preparar un viaje a Italia, ahora está más cerca… todavía.

Esta república es todo un crisol de culturas, con mucha historia y muchísimo patrimonio, paisajes, gastronomía…

Una auténtica pasada para el turista, con todas las ventajas de estar en pleno primer mundo y volcada sobre este sector de la economía.

Italia es el paraíso de los historiadores del arte, de los documentalistas, de los arqueólogos, de los enólogos, de los bañistas, de los ciclistas, de los amantes de las motos…

La enumeración es infinita y con esto queremos concluir: hay mil posibilidades más allá de los circuitos cerrados del turismo de masas para viajar por Italia.

Si repasas los consejos que te damos, son todos complementarios con la visita a los grandes centros de turismo, pero al mismo tiempo te abren la puerta al acceso a esos pedazos de Italia que muchas veces quedan fuera del gran foco que ilumina el pequeño plano.

Por eso te animamos a que trates de conocer Italia más allá de la Italia precocinada que también debes probar, sólo faltaba.

No se trata de rechazar de forma absurda el turismo de masas, sino de saber cruzarlo, absorberlo, combinarlo…

Todo cabe en un país tan complejo y rico que tiene mucho que ofrecer en la suma de lo que sale y lo que no sale (todavía) en sus más famosas postales.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS