Viajar Sola: Beneficios, Desventajas y 10 Consejos Imprescindibles

0 comentarios

Lo último de lo último

SÍGUENOS EN LAS REDES:

Se acerca el verano, tu familia se va al pueblo y a ti no te apetece, tus amigos no tienen un duro, tu pareja no tiene vacaciones hasta septiembre, y tú… ¿en serio vas a quedarte en casa?

Es probable que no solo en verano, también en Navidad o cualquier fin de semana libre, te hayas visto en esta situación y hayas renunciado a viajar porque no tenías con quien hacerlo.

¿Por qué no te planteas viajar sola?

Estamos tan acostumbrados a hacer cosas en grupo o pareja: salir de fiesta, hacer trekking en la montaña, ir al cine, viajar… que a veces no nos damos cuenta de que también podemos hacerlo en soledad, sin nadie más.

Y no tiene porqué ser aburrido, ¡de verdad!

Por eso hoy quiero hablarte de la posibilidad de viajar sola, por qué hacerlo, cuáles son sus beneficios y desventajas…

Además, también quiero contarte mi experiencia y darte algunos consejos muy útiles, sobre todo si es la primera vez que te animas a lanzarte a la aventura.

 

1. Beneficios de viajar sola

Disfrutar de un viaje sola o solo es algo que todos deberíamos hacer alguna vez en la vida.

¿Por qué? Porque es algo totalmente diferente a hacerlo en grupo o en pareja.

Cuando viajas con más gente es muy probable que seas algo más introvertido. Obviamente si sales de fiesta o en tu hotel o haciendo cola para entrar en el Museo de la Inmigración de Dublín entablarás conversación con desconocidos.

Pero la realidad es que cuando te aventuras a descubrir un nuevo lugar totalmente sola, sin compañía de amigos o familiares, te vuelves más abierto y estás más predispuesto a conocer gente y hablar con otras personas.

Básicamente porque no tienes ningún conocido a tu lado. Puede que si decides irte sola al principio no hables con nadie, pero será solo el primer día, ¡te lo prometo!

El ser humano es comunicador por naturaleza, necesitamos hablar con los demás y si tú no te atreves a hacerlo, ¡seguro que alguien se acercará!

Quizás, si eres un poco tímida, la primera vez te cueste más entablar conversación con un desconocido. Pero solo será la primera vez. A medida que pasen los días cogerás confianza en ti misma y acabarás hablando con todo el mundo.

Si lo que quieres es abrir tu mente, conocer gente nueva y descubrir culturas totalmente diferentes, ¡te animo a viajar sola! No habrá nada que te “distraiga” así que es una forma estupenda de viajar.

viajar sola

Singapur

Otro de los grandes beneficios que descubres viajando sola, es lo mucho que puedes aprender. Sobre todo si viajas a un país con un idioma diferente al tuyo y no te queda más remedio que comunicarte en inglés o francés, por ejemplo.

Es cierto que hay españoles por todo el mundo pero déjate la vergüenza en casa y prueba a hablar en inglés.

Notarás como después del viaje has ganado fluidez y lo hablas muchísimo mejor que cuando te fuiste. Hablar en inglés (o cualquier otro idioma) con nativos es una de las mejores formas para aprender un idioma.

Te aseguro que las palabras o frases que aprendas durante el viaje nunca las volverás a olvidar, no como solía pasarte cuando ibas a una academia de idiomas…

Y todo esto que hemos hablados sobre el idioma, ¡también se puede aplicar a la cultura! No hay nada más multicultural, por ejemplo, que una cena entre mochileros que se encuentran en un mismo hostal.

Encontrarás europeos, americanos, asiáticos… ¡que viva la diversidad! Esta será una oportunidad ideal para aprender sobre otros países y dar a conocer el tuyo.

Por último, te volverás más atrevida y te quitará el miedo a lo desconocido. Por ejemplo, imagina que estás en Bali y quieres llegar a una zona alucinante a la que solo es posible llegar en moto.

Nunca has cogido una moto en tu ciudad pero… ¿cuántas veces más vas a volver a Bali? Y en caso de que vuelvas… ¿cuántos años pasarán antes de que lo hagas? Que el miedo no te impida vivir el momento.

Ármate de valor y coge esa moto, eso sí, ¡con cuidado y sentido común!

Antes de subirte pregunta todo aquello que te genere dudas y da un par de vueltas cerca del lugar que la alquilas para asegurarte de que funciona bien y de que puedes conducir sin problema.

DESCARGA LA GUIA PARA ORGANIZAR VIAJES LOW COST

 

2. desventajas de la viajera solitaria

Pero no es oro todo lo que reluce. Hablemos también de las desventajas de viajar sola.

Para empezar, si llevas más de una maleta, ¡tendrás que cargarlas todas tú! Tampoco podrás compartir plato y probar más sabores.

Además, tendrás que dejar tu cámara o móvil a desconocidos para que te hagan una foto. Bueno, a menos que lleves un palo selfie ;P

Dejando de lado las bromas, viajar sola implica enfrentarse a todo tipo de situaciones -tanto buenas como malas- sin tener alguien que te apoye.

En los días buenos, no te importará no poder compartirlo con tus familiares. Pero los días malos, les echarás de menos. Y mucho.

Si te pierdes con la moto durante horas, si se hace de noche y no encuentras hotel para dormir, si te pones mala y no hay quien te cuide…son situaciones en las que puedes encontrarte si decides viajar sola y a las que, te aseguro, puedes enfrentarte tú misma sin ayuda de nadie.

Obviamente será más difícil, pero para que puedas enfrentarte a todo tipo de situaciones fácilmente, he aquí algunos consejos.

viajar sola mujer

Bangkok, Tailandia

 

 

3. Consejos imprescindibles para viajeras

La mayoría de consejos son, desde mi punto de vista, ¡muy lógicos!

El problema es que nos han educado en la idea de que los viajes en solitario es algo peligroso, muy peligroso y, hasta que no lo experimentas en primera persona, no te das cuenta de que es más fácil de lo que imaginabas.

Sea como sea, aquí va mi tanda de 10 consejos para viajar sola.

 

3.1 Usa el sentido común

Es el más importante de los consejos y el que a veces más nos cuesta poner en práctica.

Si un sitio te da mala espina, una persona no te transmite buenas vibraciones o crees que el plato que acabas de pedir no tiene buena pinta, ¡déjalo de lado y a otra cosa, mariposa!

viajando sola

Sapa, Vietnam

 

3.2 Pregunta todo lo que necesites saber

En el hotel, en una estación de tren, en el Museo, si tienes duda sobre qué calle coger para llegar a tu destino… ¡Pregunta! A los trabajadores del lugar, a otros viajeros, a gente local…

Nadie te mirará mal por preguntar y es mejor ir sobre seguro y estar tranquila que no quedarte con la duda y luego perderte, no descubrir aquello que querías, etc.

 

3.3 Sé respetuosa

Me refiero a respetar las costumbres y tradiciones de la ciudad o país que visites.

Probablemente si viajas por Europa, la cultura sea muy similar a la tuya pero en otros continentes hay cosas que no funcionan como en tu país.

Por ejemplo, si para entrar a un templo te piden que te cubras los hombros, hazlo; si en Maldivas hay una playa para turistas, no te pongas en bikini en la de los locales; y si en Japón te piden que te descalces al entrar en la casa, hazlo sin reparos, ¡los japoneses son muy limpios!

viajo sola

Kyoto, Japón

Si quieres tener un acercamiento real con los nativos de un país, es importante comprender su estilo y forma de vida y respetar sus ideas aunque quizás no las compartas.

 

3.4 La sonrisa siempre por delante

Puede parecerte una tontería pero deberías probar a sonreír más y verás que eres correspondida.

En general, una sonrisa siempre es bien recibida por todo el mundo. Cuando sonríes, te muestras abierta, amable, simpática… emociones que siempre suelen ser recíprocas en quien tienes delante.

Ojo, y cuando sonrías aplica también el sentido común. En la India, por ejemplo, si eres demasiado sonriente puede que lo interpreten como que buscas algo más que tan solo ser amable.

 

3.5 Planea pero no renuncies a improvisar

Es importante conocer el lugar que vas a visitar.

Antes de marcharte investiga sobre su idioma, cultura, moneda, lugares que quieres visitar, etc.

Si conoces bien el sitio, te sentirás más segura porque sabes por donde te mueves y qué zonas evitar.

Aún así, no renuncies a improvisar. Por ejemplo, si en tu primer día pensabas irte a la playa pero llueve, ¡no te quedes encerrada en el hotel! Ve a cualquier otro lugar.

Tener un conocimiento básico del sitio que vas a visitar te permitirá improvisar mucho más y con más tranquilidad que si llegas al lugar como una hoja en blanco, sin saber absolutamente nada.

 

3.6 Lleva solo lo necesario

Así irás más cómoda, menos cargada y corres menos riesgo de que te roben cosas importantes.

Ojo, este consejo no te lo doy solo porque vayas a hacer un viaje sola, se puede aplicar también si viajas en familia o en pareja.

A veces cargamos demasiado la maleta o llevamos todo encima “por si acaso” y es innecesario.

Eso sí, entre las cosas que siempre deberías llevar contigo:

  • El móvil: te permitirá estar comunicada en cualquier momento y tener a mano internet por si necesitas consultar información.
  • El dinero: es importante pero tampoco lleves demasiado para evitar quedarte temblando si te roban o lo pierdes.
  • La documentación: puedes llevar por ejemplo una copia del pasaporte o del DNI y también de tu seguro de viajes. Es bueno tenerlo encima porque a veces, por ejemplo, te lo pedirán para alquilar una moto o por si algo sucede y necesitas identificarte.

 

3.7 Duerme en habitación compartida

Si te da “yuyu” hacerlo sola es una buena idea.

Perderás algo de intimidad y privacidad pero a cambio ganarás en seguridad y tranquilidad.

Además, hoy en día las habitaciones compartidas están muy bien equipadas y suelen tener taquilla con candado para guardar tus objetos personales, o cortina para que nadie vea cómo se te cae la babilla mientras duermes ;P.

Por cierto, si no te inspira confianza dormir en una habitación mixta, recuerda que en la mayoría de hostales hay habitaciones compartidas solo para mujeres.

viajes sola

Malasia

 

3.8 Únete a otros viajeros

Si te sientes sola o necesitas compañía.

En tu alojamiento, sobre todo si duermes en habitación compartida, seguro que conocerás muchísima gente con la que entablar amistad y viajar algún tiempo juntos o compartir unas horas de charla.

Y si lo de viajar sola no te convence del todo pero tampoco quieres ir con conocidos… hay infinidad de grupos de Facebook donde la gente dice dónde está para quedar con otros españoles u organiza viajes en grupo.

 

3.9 Controla tus nervios y mantén la calma

Si, por desgracia, te toca vivir una situación complicada (un robo, un accidente, una agresión…) ante todo mantén la calma.

En este tipo de situaciones lo más normal del mundo es que nos desmoronemos pero, déjame recordarte que todo en esta vida tiene solución.

Date unos segundos para analizar el momento y piensa en qué harías en tu país si alguien te roba, tienes un accidente de autobús o te encuentras en medio de una pelea.

Lo más normal y recomendable es que pidas ayuda a otros viajeros o a alguna persona local.

La gente responderá de forma amable y te ayudará en lo que necesites. Además, también es importante que contactes con tu seguro de viajes por si necesitas asistencia.

Ellos mejor que nadie sabrán qué hacer y contar con su apoyo hará que te sientas más tranquila y en buenas manos.

quiero viajar sola

Taipei, Taiwan

 

3.10 Utiliza las tarjetas para viajar

A día de hoy hay mucha gente que todavía no utiliza o no conoce las tarjetas para viajeros.

Realmente llevarte en tu viaje alguna de estas tarjetas, te va a hacer ganar en comodidad y seguridad, se pueden utilizar en prácticamente cualquier rincón del mundo para pagar en el extranjero ahorrando en comisiones.

Además del ahorro que supone utilizarlas mientras viajas, una de las ventajas de la tarjeta de Bnext por ejemplo, es que se trata de una tarjeta prepago que no va asociada a tu cuenta bancaria, así que la vas recargando con tu móvil y la utilizas cuando te apetezca. Si la pierdes o lo que sea, la puedes bloquear al instante desde el móvil y te quitas de agobiarte viajando.

Consigue la Guía comparativa de Tarjetas

 

Por cierto, si necesitas más consejos “pre-viaje” no te pierdas este vídeo de nuestra compañera Diana de ahorro.net.

 

 

 

4. Mi experiencia viajando sola

Se trata de una experiencia totalmente única, y depende de cada persona, su forma de ser, el lugar al que viaja, incluso el presupuesto.

No es lo mismo viajar barato que hacerlo con todo tipo de lujos.

De todas formas, hay algunas cosas que aprenderás si decides dar el paso.

Estas son las que yo aprendí.

Mi primer viaje sola fue a Roma, Italia. La primera prueba “de fuego” fue el aeropuerto. Aunque había cogido muchos aviones, no soy muy aficionada a ellos y a veces me mareo, sobre todo cuando despega y no lo paso realmente bien.

Al subirme tenía dos opciones: preocuparme sin necesidad o intentar disfrutar de las horas de vuelo leyendo o durmiendo. Si viajar en avión te agobia un poco, repasa el viaje o descansa, se pasará mucho más rápido.

Una vez instalada en la ciudad, llegó la hora de pasear.

Al principio me daba miedo aburrirme pero… ¡qué bueno experimentar la libertad!

marcas los tiempos, la ruta, qué hacer en cada momento o el lugar en el que quieres comer.

No hay que consensuar absolutamente nada con nadie, lo que te hará sentirte totalmente libre. Además, estar contigo misma te ayudará a conocer mejor tus gustos, límites, necesidades…

Por otra parte, en uno de mis días haciendo ruta, me encontré con otra viajera que me pidió hacerle una foto y, al final, ¡acabamos pasando juntas unas cuantas horas!

En definitiva, desde mi punto de vista tiene muchas ventajas, así que… ¡descúbrelas!

Deja los miedos y disfruta del viaje y diviértete. Ni el mundo es tan peligroso como pensamos ni estar sola tiene que ser aburrido ni implica estar en total y absoluta soledad.

¿Qué lugar te gustaría descubrir por tí misma?

DESCARGA LA GUIA PARA ORGANIZAR VIAJES LOW COST