Primer Viaje por Sudamérica: trucos para viajar barato

0 comentarios

Lo último de lo último

SÍGUENOS EN LAS REDES:

Muchos españoles soñamos con hacer un gran viaje por Sudamérica.

Lo cierto es que es un destino magnífico para una gran aventura, ya que resulta perfecto en muchos sentidos:

  • No hay trabas burocráticas excesivas.
  • Los precios resultan asequibles.
  • Existe una accesibilidad lingüística plena.
  • Y por supuesto la facilidad para congeniar con los locales.

De ahí que los mapas del hemisferio sur del nuevo continente parezcan hechos para estrenar el bolsillo de nuestro mochilón.

Sin que nada se interponga en ese camino… salvo los prejuicios.

Hay todavía muchos estereotipos equivocados, fruto de la desconfianza y la desinformación sobre Sudamérica en España.

Cuestiones relativas a aspectos que resultan importantes a la hora de decidirse a lanzarse a la aventura tales como las relativas a los precios o la seguridad.

O la falta de visibilidad de cientos de monumentos y espacios que merece la pena ver y conocer.

Con este artículo, esperamos echarte una mano de cara a tu primer gran viaje a Sudamérica.

O el segundo, en el caso de que estés pensando en repetir.

Algo en lo que verás que vamos a insistir es en evitar derroches.

El dinero es un recurso limitado. No se trata de gastar mucho, sino de gastar bien.

Nuestros consejos están basados en nuestra experiencia.

En lo personal, podemos asegurarte dos cosas:

  • Viajar se vuelve adictivo.
  • Sudamérica es el mejor destino para «aprender» a viajar barato.

Por eso, ahorrar dinero viajando es la forma de alargar esos viajes y de poder planificarlos mejor.

 

1. Antes del viaje por sudamérica

Existen muchas cosas que hay que hacer antes de salir de viaje. Este es el guión de tu periplo, debes ser consciente de que cuanto mejor lo hagas, mejor resultará todo.

Aunque hayas viajado mil veces, te conviene hacer como si la próxima fuera la primera. Recuerda que la preparación de un viaje es fundamental.

Y si de hecho lo es, presta atención a lo que te vamos sugiriendo, porque seguramente alguna de estas estratagemas te ahorren dinero, disgustos o preocupaciones y puedan servir para que tu viaje a Sudamérica sea tal y como soñabas.

DESCARGA LA GUIA PARA ORGANIZAR VIAJES LOW COST

 

1.1 Elegir la época del año en la que salga más económico viajar

Si cuentas con la posibilidad de elegir cuándo ir, el viaje te saldrá mucho más barato que yendo cuando todos pueden, que es en las vacaciones de verano.

En Sudamérica, la temporada baja va de abril a septiembre, pero hay que tener en cuenta que los meses de julio y agosto pueden ser muy fríos en las zonas de montaña.

Por ello, adema de preparar tu ropa al contrario que en España según los meses, intenta hacer todo lo posible para que tu temporada de viaje no coincida con la de más afluencia de turistas.

Esto no suele ser fácil, pero un viaje así no es un capricho con el que uno se levante de la noche a la mañana.

Sudamérica es un continente inmenso y un itinerario bien planeado puede durar meses. Si no años.

Tienes que decidir cuánto tiempo puedes dedicarle y entonces optimizar cada uno de esos días.

Olvídate de las modas, de las zonas de masas, de los you-must-see temporales: lo más importante de un viaje es empaparse de la zona y enredarse con ella como si fuera un día normal, cotidiano.

Y como el dinero es lo que va a marcar la longevidad de tus días de asueto, haz lo posible por atravesar las fronteras y los sentidos cuando hacerlo es más barato.

Eso es: en temporada baja.

 

1.2 Prepara la documentación

Cualquier viaje a Sudamérica requiere de pasaporte. Es comodísimo.

Los europeos, y en particular los españoles, no somos conscientes de la herramienta tan valiosa que tenemos en nuestras manos cuando nos dan un pasaporte.

Gracias al trabajo de décadas, sino siglos (la primera embajada de la historia fue la española en la Ciudad del Vaticano), del cuerpo de diplomáticos español, hoy por el mero hecho de tener la nacionalidad puedes obtener un documento que te abrirá cientos de puertas.

El pasaporte español es, al igual que el de los del resto de países de la Unión Europea, uno de los documentos de viaje más valiosos que hay.

No necesitas visado para entrar a la inmensa mayoría de los países del mundo.

El caso es que si vas a viajar a Sudamérica, te merece la pena llevar el pasaporte renovado.

Esta es una cuestión que ahora mismo no «ves», pero Sudamérica es un destino de viaje muy especial.

Muchas personas de nacionalidad española viajan pensando que será un periodo corto de su vida, unas «vacaciones»… y al final se quedan mucho más.

¿Cuál es tu nivel en lo que a vida aventurera se refiere?, ¿te atreverás a abrir tu corazón al acento y son del cono sur?, ¿aceptarías un trabajo en alguna de las naciones hermanas?…

Si tu respuesta para cualquiera de esas preguntas ha sido dejar volar tu imaginación, lleva el pasaporte renovado.

No vaya a ser que necesites una vez allí acudir al consulado porque finalmente te quedas 8 meses más o un par de años.

No serías a la primera persona que viaja desde España que le pasa.

viaje por sudamericaIslas de los Uros, Perú.

 

1.3 Infórmate de las vacunas

Antes de realizar cualquier viaje, es siempre responsable hacerse un reconocimiento médico.

Del mismo modo que cuando un padre o una madre de familia responsable va a realizar un viaje largo lleva el coche al taller a revisar el estado de elementos básicos de seguridad, tú haz lo mismo con tu organismo.

El médico de cabecera debe conocer tus intenciones de viajar al extranjero porque es la persona profesional que mejor sabe si debes o no qué vacunas procede que te pongas.

Suele ser habitual que si alguien va a viajar tan lejos, cruzar aeropuertos, estar en contacto con miles de personas y con millones más de rastros, se ponga la vacuna para la fiebre amarilla.

Aunque no te vaya a corresponder hacerlo por lo que sea, siempre está bien saberlo de antemano.

Y, sobre todo, saber qué es lo que sí tenemos que hacer para que llegado el momento no tengamos que estar con las prisas de última hora buscándolo.

Para ciertas vacunas será necesario acudir a un centro de vacunación internacional, es importante solucionar este apartado con tiempo.

 

1.4 Evita los sobrecostes de la ostentación

Hay una ley universal del turismo: ahí donde hay un viajero, hay una familia local deseando obtener un beneficio del viajero.

Esto, que no es de por sí negativo, quiere decir que en torno a los grandes centros turísticos se arremolinan siempre intereses económicos que encarecen los precios.

Por eso todo viaje tiene dos almas: la del conocimiento y la de la ostentación.

No vas a conocer más de Chile por ir a los sitios de moda donde a los turistas estadounidenses les venden a precio-gringo lo que es fácil conseguir tres calles más allá por la tercera parte.

Por ello es siempre recomendable hacer un itinerario lo más real posible, que será lo más barato dentro del abanico de posibilidades.

Aunque exista esta generalización de que viajar por Sudamérica puede ser muy económico, hay una realidad: si bien es mucho más barato que viajar por Europa, hay países que pueden terminar siendo bastante caros si no somos organizados.

En términos generales, si cuentas con un presupuesto reducido, los países más baratos de Sudamérica son Bolivia, Paraguay, Perú y Ecuador.

En cambio, Argentina, Uruguay, Chile y Brasil son un poco más caros.

Pero atención: eso no significa que no sigan siendo económicos ni que no se pueda viajar barato.

Basta con ser un poco hábil a la hora de elegir cómo te mueves.

  • En las grandes ciudades, los restaurantes típicos son más caros.
  • En las zonas sin turistas, la comida es más auténtica.

ruta por sudamericaTomando mate en Montevideo, Uruguay.

 

1.5 Las areolíneas low-cost de Sudamérica que debes empezar a conocer

Para los vuelos transatlánticos desde Europa hacia Sudamérica, la aerolínea Air Europa suele tener los precios más competitivos.

Aunque, como es obvio, es mejor que antes de decidirte consultes y reconsultes la web de SkyScanner, un buscador y comparador de vuelos de todas las compañías.

Dentro de Sudamérica, si por cuestiones de tiempo no puedes tomar los autobuses locales (que suelen ser muy económicos), las aerolíneas que te recomendamos consultar para los traslados internos son las siguientes:

  • Avianca: suele ser la más conveniente para los países del norte de Sudamérica.
  • Latam Airlines: conecta la mayoría de los países sudamericanos.
  • Fly Bondi: aerolínea low cost para viajar dentro de Argentina.
  • Sky Airline: la más barata para unir Chile, Argentina, Brasil, Perú y Bolivia.
  • Gol Linhas Aéreas: para viajar dentro de Brasil.

ruta sudamerica

 

2. durante el viaje

Ya tienes tu esquema de viaje, tus pasajes, tus billetes; también tienes hecha ya la maleta y estás en marcha.

Obviamente quedan flecos sueltos en el plan y mucho movimiento que saber cómo hacer de la mejor manera.

¿Te van a interesar estos consejos?

Claro: hasta el viajero más experimentado sabe que es conveniente repasar esos trucos que te permiten ahorrar en el día a día de un viaje.

Y cuando más largo este sea, mejor.

Por eso no dejes de echar un vistazo a las claves que te aportamos.

Con ellas, la sinfonía de tu itinerario por Sudamérica va a sonar mucho mejor.

viajar a sudamericaDe ruta por Uruguay.

 

2.1 Como reducir (o anular) los costes del alojamiento

Es verdad que dormir en Sudamérica puede ser muy barato: una habitación doble en un hostal u hotel barato te puede costar menos de 10 € en Bolivia o Perú, pero cuando uno empieza a sumar todas esas noches baratas, el total ya empieza a ser un número importante.

Entonces, para reducir uno de los gastos más grandes del viaje, te recomendamos que te unas a la comunidad de Couchsurfing, a través de la cual puedes conectar con gente que quiere alojar a viajeros en su casa sin un intercambio comercial de por medio.

La idea es que haya un intercambio cultural y que la persona que aloja sienta que está viajando sin moverse de su casa, conociendo otras culturas y costumbres.

Si tu idea es quedarte un tiempo largo en un mismo lugar -por ejemplo, un mes o más-, entonces quizás sea una buena idea que te apuntes para hacer algún voluntariado a cambio de alojamiento y comida.

Hay varias páginas que organizan este tipo de actividades, como Worldpackers o Workaway, a través de los cuales te puedes crear un perfil como viajero y luego puedes contactar a los anfitriones dependiendo en lo que te apetezca colaborar.

Hay de todo, desde ayuda con la página web y redes sociales hasta construcción con tierra, pasando por trabajar en granjas orgánicas, enseñar idiomas, cuidar niños o atender la recepción o el bar de un hostel.

Aquí te contamos más de cómo viajar barato haciendo un voluntariado.

DESCARGA LA GUIA PARA ORGANIZAR VIAJES LOW COST

 

2.2 Elegir la comida local o cocinar tu propia comida

Si logras reducir al máximo tus costes de alojamiento, entonces en lo que más te encontrarás invirtiendo tu dinero será en transporte y comida.

En cuanto a esta última, es muy fácil comer bien gastando poco en Sudamérica: en todos los países hay menús por menos de 5 €, sobre todo al mediodía.

Además, si te gusta cocinar y cuentas con las posibilidades de hacerlo -ya sea porque decidas alojarte en un apartamento, estés en la casa de alguien por Couchsurfing o disfrutando de un voluntariado-, los mercados serán tus grandes aliados, ya que se consigue verdura fresca y de muy buena calidad por unos pocos centavos.

Además, a través de los mercados se puede descubrir un montón de cosas de un país.

Son parte del atractivo turístico y una interacción humana esencial.

Un viajero medio podrá siempre permitirse, por ejemplo, comer de menú (nos referimos a «comer» a la hora de la comida) y luego cenar por su cuenta, cocinando.

Las cenas son más caras que las comidas.

Así podrás entrar en contacto con las recetas, conocer los ingredientes.

Todo ello para luego saber qué tienes que adquirir para disfrutar de nuevo de esos sabores.

viajes a sudamericaMercado en Cuzco, Perú.

 

2.3 Viajar en autostop

Si bien en Europa es una costumbre que se está perdiendo, en Sudamérica es muy común que veas mochileros viajando en autostop (o a dedo, como se le dice en gran parte del continente).

Cuando uno decide moverse de esta manera, cada viaje deja de ser un simple transporte de un lugar a otro para pasar a ser una historia.

Es una forma de conocer gente aleatoria, que es siempre un puntal sobre el que cartografiar la psicología de un lugar.

Cuando alguien se presta a llevarte en autostop es por lo general una persona amable, generosa, que querrá conocer qué haces por su país o su comarca.

Seguramente te provea de información sobre el entorno de primerísima calidad.

Todos tendemos a hablar de lo mejor que hay en nuestros dominios.

Y queremos que los visitantes se lleven una buena impresión.

Por lo que el autostop no es solo una forma de viajar gratis, sino de entrar en contacto con individuos locales mientras vas de ruta por Sudamérica.

Antes de empezar el día, investiga cuál es la ruta que te lleva a tu destino y si tienes que cambiar de ruta en el camino. Para esto nosotros usamos Google maps, o Maps.me.

Una vez que ya sepas cuál es la ruta, fíjate cómo llegar hasta ahí, idealmente a la salida de la ciudad, ya que ese va a ser el mejor lugar para empezar el día porque solo pasarán los coches que estén usando la misma ruta que te lleva a tu destino.

Aunque parezca algo demasiado complicado, lo más difícil del día es conseguir el primer viaje. Ese que te saque de la ciudad y te ponga en la ruta/autopista.

Es esencial que encuentres un buen lugar donde ponerte, para que los conductores te puedan ver y tengan espacio donde frenar. Luego verás que una vez que estás en la ruta, todo va fluyendo.

Para buscar información, Hitchwiki es el libro gordo de los autoestopistas. Hay información sobre todo el mundo, y es especialmente útil para saber cómo salir de las ciudades grandes.

 

2.4 Disfruta de las actividades gratuitas

Si hay algo que nos enseñó viajar por Sudamérica es que para pasártelo bien no tienes que gastarte dinero. En tu viaje te cruzarás con gente que no tiene nada pero que te regala una sonrisa al verte, y no necesita más.

Te sorprenderá ver la cantidad de actividades gratuitas que hay para hacer, y para conseguir la información te recomendamos que explores Wikitravel, que tiene información colaborativa y actualizada sobre casi todas las ciudades del mundo.

La cultura, el arte y la creatividad están presentes en todas las partes del mundo.

Si has viajado hasta Sudamérica, seguramente estarás interesado en saber qué mueve y qué emociona a la gente de allí, más allá de los eventos generales que compartan con el resto del planeta a través de los massmedia.

Por eso, en las pequeñas manifestaciones culturales es donde vas a encontrar a la auténtica Sudamérica, a los nuevos creadores; todo lo que está alejado de la cultura oficial esponsorizada (y de pago).

Esto no quiere decir que tengas que renunciar a nada.

Resulta complementario.

No se trata de aborrecer de tus gustos anteriores, sino de combinarlos con un interés etnográfico, antropológico, humano.

viaje sudamericaTour en bici por Buenos Aires.

 

2.5 No olvides regatear (pero siempre con mucho respeto)

Aunque en muchas partes del mundo está mal visto, en Sudamérica (sobre todo en Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia), el regateo es moneda corriente y es parte del día a día.

No es que uno como viajero esté todo el tiempo pidiendo un descuento, pero hay lugares en los que el vendedor espera que el comprador comience el juego: sobre todo en los mercados cuando uno quiere comprar algo que no sea comida.

Es una forma de socializar y de tratar con otras personas, demostrando que tienes tiempo para ellas.

Los precios fijos forman parte de la racionalidad occidental: ahorran tiempo, generan seguridad y homogeneizan las relaciones humanas.

Son el link perfecto para un sistema económico que tiene por medio y por fin la rentabilidad y la eficiencia.

El primer regateo siempre es el más difícil, como todo, pero de a poco le vas a ir cogiendo el gustito y te va a salir con más fluidez. Si eres respetuoso, nadie se lo tomará como una ofensa.

El regateo feliz es una de las claves para reducir gastos y así viajar por más tiempo: siempre fíjate que lo que estés ofreciendo sea un precio justo tanto para ti como para el vendedor.

 

2.6 Cómo pagar en Sudamérica

Si este va a ser tu primer viaje fuera de la zona euro, deberías informarte sobre las mejores tarjetas para viajar al extranjero.

Hoy en día, existen muchos servicios de banca y postbanca adaptados a realidades como las del turismo low cost.

Es decir: tarjetas como las de Bnext u otras, que no te cobran comisiones por usarlas en el extranjero, son gratuitas en emisión y mantenimiento. 

Con estas tarjetas, puedes controlar a través de tu móvil cuánto y en qué gastas tu dinero.

Son muy transparentes y podrás recargarlas fácilmente, para evitarte disgustos. Por no hablar de que la puedes desactivar desde el móvil y evitarte así entrar en pánico.

Es muy importante (si no lo sabías, presta atención) contar con una de estas tarjetas cuando viajas al extranjero.

Esto quiere decir dos cosas:

  • Una, que tienes que hacerte ya con una tarjeta para viajeros.
  • Dos, que cuando pagues en el extranjero, pidas siempre que te cobren en moneda local.

Si te ofrecen pagar en euros, lo harán aplicando la tasa que más les conviene a ellos.

Que, si no cuentas con una de estas tarjetas, puede que sea la que te interese a ti, porque las comisiones de la banca tradicional pueden ascender hasta el 4’5%.

Consigue la Guía comparativa de Tarjetas

 

3. Conclusiones: vivir una aventura con poco dinero

Viajar ahorrando, viajar con seso, viajar por Sudamérica con poco presupuesto es posible.

Todos sabemos a que nos referimos: a organizarse y no llega a la hora de la comida sin una manzana que llevarnos a la boca para evitar caer en el primer puesto para turistas que nos tiente con sus frescos racimos.

O en haber comprado los billetes con antelación.

O las entradas, para ahorrar colas, a tal monumento.

O en haber atendido a las guías que nos dicen a qué hora la entrada a tal museo es reducida…

Pero todo eso se hace con un objetivo: evitar gastos superfluos y ostentóreos.

¿Quiere eso decir renuncia?: no, quiere decir racionalidad.

El presupuesto de mochilero no impide conocer lugares únicos, como la Amazonía en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, Machu Picchu en Perú, las Cataratas del Iguazú entre Brasil y Argentina, el Desierto de Atacama en Chile y la lista podría ser interminable…

El presupuesto de mochilero te hace posible llegar a esos lugares y poder disfrutarlos.

Acercándote, además a una experiencia más auténtica sobre el turismo, las gentes que visitas y su realidad.

Como siempre te decimos, no dejes que el dinero te impida viajar a donde quieras. Hay muchísimas formas de viajar por Sudamérica barato, y ahora con la facilidad de internet aún más.

  • Fija un presupuesto diario, pero no te estreses demasiado si un día te pasas, porque luego otro día gastarás menos y compensará.
  • Crea un plan estratégico para poder optimizar tu tiempo y dinero.
  • Viaja en temporada baja para disfrutar de los destinos casi sin gente y gastar muchísimo menos.
  • Cuanto más barato viajes, más cerca de la gente estarás (por medio de Couchsurfing, haciendo voluntariados o viajando en autostop), y son quienes te darán los mejores recuerdos de tu viaje.
  • Y sobre todo, respeta tus límites. Hay formas de hacer que viajar barato sea viajar cómodo.

Sudamérica es uno de los destinos más fascinantes del mundo y una de las mejores opciones para empezar a viajar por Sudamérica como mochilero.

¡Buen viaje!

DESCARGA LA GUIA PARA ORGANIZAR VIAJES LOW COST