Guía imprescindible para Visitar Escocia: Tradición y Modernidad

0 comentarios

Lo último de lo último

Escocia es una zona que crece en interés turístico... para bien y para mal.

Grandes ventajas a la hora de visitar Escocia:

  • Está muy cerca, con lo que no es caro llegar allí.
  • Combina elementos de turismo de masas con toques de aventura a la perfección.
  • Es una escapada que hay que hacer cuanto antes, para que no te la cuenten.

Sigue contando con áreas remotas, a las que puedes acceder alquilando un coche, conociendo locales o aventurándote por tu cuenta.

Al mismo tiempo, gana en comodidades para los turistas, pues este sector económico crece y la nación lo trata con mimo y soltura.

En su última gran promoción turística, empezaban con un gran «Hey, Europe!» y su eslogan era «Scotland is open».

Tratan de sonreír ante las circunstancias políticas, algo inciertas… como su clima.

Si estás pensando en acercarte a conocer este país, aquí te proponemos varios puntos y rutas con las que dar las primeras pinceladas al esquema de tu viaje.

Y por si fuera poco también te damos estos trucos para viajar barato.

Son espacios y recorridos que tocan muchos estilos de turismo y que están abiertos a que tú los rehagas y completes.

Porque en un viaje inteligente siembre debe haber…

  • Musts: viajamos para ver y que nos vean, yo no me quedo sin mi foto en la estatua de los caballos gigantes #must #see
  • Recorridos: los enlaces entre ciudades tienen que aportar al viaje; existen maneras más turísticas de desplazarse.
  • Puntos neurálgicos: en los que acomodarse y dese los que configurar una ruta o una jornada turística.

Comienza a tomar nota.

Será un esquema vivo que despertará tu interés por lugares que igual no conocías.

Existen muchos lugares mágicos que ver en Escocia.

Para que no te lo tengan que contar.

Pero antes de nada, los puntos clave para planificar un viaje barato y sobre todo no te olvides de hacerte con alguna de las 3 mejores tarjetas para viajar, para que ahorres en comisiones.

visitar escocia

 

El Parlamento de Escocia: el monumento perfecto

¿Has oído alguna vez el lema «tradición y modernidad»?

¿Te parece que es un eslogan gastado que no significa nada?

¿Tuviste un compañero de piso que lo usaba para justificar el resultado de su mala mano para la cocina?

El Parlamento de Escocia cumple de manera absoluta con esa etiqueta dejando a todo lo demás en burdos intentos fallidos.

Es el monumento perfecto:

  • Tiene un impacto visual enorme, es un edificio – escultura;
  • Contrasta con la zona que le rodea, generando un urbanismo muy significativo;
  • Engarza con la actualidad política e histórica del país, como un símbolo vivo de la misma.

Se trata de un edificio moderno (técnicamente, «postmoderno»), construido hace poco, a principios de siglo XX.

que ver en escocia

Y se halla localizado en una zona histórica de Edimburgo, la llamada Holyrood.

Esta zona, Holyrood, tienen también un enorme Holyrood Palace, que es un castillo que es la residencia oficial de la señorita que tienen por reina cuando visita Escocia.

¿Puede haber algo mejor destilado de «tradición y modernidad»?

Tienes el palacio Holyrood, con su enorme parque adyacente (el típico jardín para que los reyes paseen en sus ratos de asueto y divagación).

Y bien cerca, el nuevo Parlamento de Escocia de diseño construido en el siglo XXI.

La zona es rica en monumentos, y sin duda la situación del edificio del Parlamento le da un tono de contraste sin la cual no tendría un punto de encanto y de enclave histórico.

A fin de cuentas, la situación política de Escocia durante los últimos años entronca con lo que te encontrarás en esta porción de trama urbana, Holyrood.

Un poder legislativo moderno rodeado por el rostro de la piedra esculpida por la lluvia de los siglos.

Por cierto: el edificio del Parlamento de Escocia es de firma española.

Su autor fue Enric Miralles, un arquitecto de bastante renombre y reconocimiento por su labor tanto teórica como práctica.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS

 

Glasgow: una ciudad con dos almas futbolísticas

¿Habías pensado ir al fútbol?

¿Por qué no?

En Escocia, como en el resto de las naciones británicas, este deporte es casi una religión.

Bueno, como en muchos países del mundo…

La liga escocesa (juegan una liga propia) es de unos 12 equipos.

Los dos principales son de la ciudad de Glasgow: el Celtic y los Rangers.

Te guste o no el fútbol, un partido de alguno de estos equipos es una experiencia digna de ver.

Te encontrarás con un ritual social que incluye pasión por los colores, cánticos y bastante cerveza.

Tu primera decisión debe ser la siguiente: ¿Celtic o Rangers?

Sus estadios son parecidos, pequeños y accesibles comparados con los de los grandes equipos de la liga española, si es que los conoces.

Donde gana el Celtic es en la equipación, que, aunque la varíen en varias temporadas, suele ser verte y blanca con franjas horizontales.

viajar a escocia

Te lo decimos porque con esa camiseta te integrarás cual japonesa en el Camp Now y además es un recuerdo que te puedes llevar.

Pero tienes más opciones.

Como te decimos, el fútbol es una pasión en Escocia y puedes encontrar prendas de cualquier tipo en la línea de moda de los equipos.

Si no eres muy futbolero o futbolera, quizá te compense más comprarte una gorra de lana con los colores del equipo que a la vuelta puedas usar en los días de frío.

Todo ese tipo de merchandising sirve de recuerdo para toda la vida y, si es que lo andas buscando, puede ser un regalo muy especial para alguna persona especial.

¿Estás equipado?, ¿estás preparado?

Como en nuestras sociedades también se practica este deporte, a veces no vemos el fútbol como el fenómeno etnográfico que es.

Si fueras a visitar un lugar de África, remoto y desabrido, ¿te interesarías por sus ceremonias, sus vestimentas litúrgicas, sus cánticos?

Si te encuentras en algún punto alejado de Asia, ¿te gustaría participar en las ceremonias religiosas del pueblo que visitas?

Ya sabes lo que puedes hacer en Escocia, ir al fútbol.

Una vez allí, sírvete de los locales y sus recomendaciones para elegir qué bebida escoger, ya sabes: allá donde fueres haz lo que vieres.

Tienes por delante 90 minutos de un espectáculo único.

Te vayas al Ibrox Stadium (Rangers) o al Celtic Park, tendrás la ocasión de conocer lo más íntimo de las pasiones escocesas por dentro.

Será un recuerdo imborrable, lleno de anécdotas… y si hiciste por equiparte, con un souvenir de calidad incluido.

 

Stirling y Aberdeen: ciudades escocesas para visitar

Viajar a Escocia puede ser una experiencia muy cinematográfica.

Nos emociona un monumento, pero es el contexto lo que nos mete en escena.

De ahí que haya dos lugares que son Escocia al máximo exponente: Stirling y Aberdeen.

Dos ciudades medias, quizá no muy conocidas, con una arquitectura y potencia monumental que embriaga.

Stirling se encuentra hacia el centro-sur del país, mientras que Aberdeen está un poco más lejos, en la costa este, a la vera del mar del Norte.

que hacer en esscocia

Puente de Stirling

Son dos enclaves en los que el buscador de «la Escocia auténtica» consigue su escenario perfecto.

Combinan esos toques medievales con mucha vida comercial.

Una hostelería alegre y cantarina, y cuentan con sus dosis de turisteo imprescindible, tales como gente tocando la gaita en alguna plaza principal.

Es decir: Stirling y Aberdeen son lo suficientemente grandes para proveerte en poco tiempo de la escoticidad que andáis buscando.

Y como en una feria todos los del grupo encontraréis lo que andáis buscando.

Si buscabas la experiencia sublime del pescador del mar del Norte, no necesitas irte hasta Fraseburgh (al norte) a coger un catarro.

En Aberdeen, podrás ver barcos amarrados e incluso actividad pesquera.

Si buscabas un punto de partida para adentrarte en la Escocia señorial de colinas, prados y castillos, desde Stirling tendrás numerosos circuitos (tiene cerca el loch Lomond por ejemplo).

A la vuelta, tendrás confort y hostelería de primera calidad.

Si quieres conocer Escocia cómodamente, pueden ser tu opción.

Stitling y Aberdeen son lo suficientemente pequeñas para no haber perdido el hilo de la autenticidad.

 

El tren de Harry Potter: Glenfinnan

Escocia cuenta con paisajes típicamente británicos que muchas veces han sido utilizados como escenas inolvidables del séptimo arte.

Si eres de los que cayeron en la pottermanía, ya sabes de lo que estamos hablando: el tren a Hogwarts, la academia en la que el joven y célebre mago aprende sus artes…

Para ilustrar los pasajes de ida y vuelta entre el mundo «real» y el mundo mágico de la academia de magia, los productores de la versión cinematográfica de la saga Harry Potter escogieron un tren de vapor todavía en uso en el oeste de Escocia.

La primera opción para ver el tren es acercarte a Glenfinnan.

escocia que ver

Sí: es el nombre de un lugar real.

Los topónimos de Harry Potter están inspirados en la realidad, no al contrario...

Cerca de esta localidad, en un paraje típicamente escocés con su lago y su castillito, hay un largo puente (llamado «viaducto de Glenfinnan») por el que pasa el tren a vapor dejando su melena de humo.

Es una estampa inolvidable en un marco tremendamente peculiar.

Merece la pena.

Pero si para ti no es suficiente, el tren a vapor es… un tren a vapor que puedes tomar y utilizar para desplazarte por Escocia.

Esta ruta es una auténtica pasada y te proporcionará lo que nada va a darte en tus vacaciones.

Viajar en este tren es insuperable:

  • El ambiente de un tren no tiene igual: sus vagones, su sonido, su estética…
  • Los parajes que cruzas solo son accesibles desde el tren: las carreteras convencionales no llegan a ellos.
  • Te sentirás dentro de las películas de Harry Potter, no como un mero espectador.

Un recorrido habitual que tiene bastante tirón es ir de Fort William a Mallaig.

Estos dos enclaves son atractivos de por sí, y si en tu desplazamiento usas el tren, cruzarás el famoso viaducto de Glenfinnan.

Fort William es una antigua instalación militar con una imagen típicamente escocesa, donde si hace sol echarás de menos la lluvia como punto de autenticidad en tus fotografías.

Mallaig, por su parte, es una ciudad en la costa oeste muy portuaria.

De ella salen y llegan números ferries y tiene un ambiente distendido y jovial.

En Fort William, abajo en la imagen, tienes la escocia monumental, medieval y turística.

imprescindible escocia

En Mallaig la escocia cotidiana, comercial y viva, dinámica.

Entre medias, unas horitas de paisajes inolvidables en un tren con la elegancia de antaño en el que seguro que haces amigos.

Te enredas en alguna discusión sobre Harry Potter… y gastas la batería haciendo fotos desde este punto de vista increíble.

 

La magia de la ingeniería: la rueda de Falkirk

Si eres de los y las que no se dejan engañar por «truquitos» y las varitas mágicas te saben a poco…

Escocia también tiene algo para ti.

En la localidad de Falkirk, situada entre Edimburgo y Glasgow (es decir: vas a estar cerca sí o sí).

Se encuentra una atracción turística que es una pieza mundialmente conocida de obra civil: la rueda de Falkirk.

Falkirk es una ciudad industrial para cuyo desarrollo fue construía una red de canales.

Dos de estos canales se encuentran en la localidad… con un pequeño problema: difieren en altura.

El salto, de uno a otro, se realiza mediante una gigantesca estructura tan grande con un edificio de 8 plantas.

Esta instalación cuenta con un potentísimo eje sobre el que giran dos brazos en cuyos extremos, como en una noria, viajan un par de enormes piscinas.

que ver escocia

Es, resumiendo, un imponente ascensor (y descensor) de barcos que pese a su rotundidad escultórica es muy simple:

  • 1. Llega un barco por un canal y se mete en una piscina.
  • 2. Se cierra la compuerta y comienza el espectáculo.
  • 3. Una piscina sube mientras otra piscina baja.

La forma parece el mecanismo en un reloj analógico.

También el logo de un DJ rural o un spinner megalítico.

La integración en el paisaje es total.

Es una estampa increíble, un derroche de ingenio y capacidad tecnológica en medio de una comarca montaraz como es Escocia.

Es uno de esos monumentos no demasiado conocidos o difundidos.

Solo vale verlo in situ, en funcionamiento a poder ser; no valen ni las fotos ni los videos.

Tienes que estar allí, escuchar el ruido del hormigón enmudecido, sentir la rotundidad del pesado mecanismo, oler el agua levantada por el mecanismo…

La rueda de Falkirk es una de esas ubicaciones únicas donde se abre un portal en el que el hombre y la naturaleza luchan el uno contra el otro mejorándose, elevándose.

Una disputa entre el hombre y la tierra instigada por una gigantesca rueda que como un reloj puntual hace practicable el paso entre dos mundos antes inconexos.

Además, muy cerca de la rueda de Falkirk están los Kelpies, unas esculturas de unas cabezas de caballos gigantes.

qué ver en escocia

Son parte de la mitología nacional escocesa.

Por la noche suelen tener iluminación y lucen verdaderamente bonitos.

Falkirk es un paisaje urbano muy interesante (tiene muchos canales) en la que ingeniería, arte, jardinería y tejido urbano van entrelazándose.

Si te animas dar un buen paseo lo disfrutarás mucho.

 

Escocia: una comarca muy extensa con mucho que disfrutar

Escocia es una zona que cada vez más turistas deciden tachar de su lista de «países pendientes».

Por ello, tiene todavía el atractivo de lo desconocido… y cuenta ya con las comodidades que siempre es bueno encontrar.

Sigue contando con áreas remotas, a las que puedes acceder alquilando un coche, conociendo locales o aventurándote por tu cuenta.

Al mismo tiempo, está suficientemente cartografiada para que tu viaje, sea de los días que sea, siempre tenga algo nuevo y sorprendente que hacer.

Elige varios puntos, varias rutas, combínalas, y téjete una Escocia a la medida de tu tiempo disponible.

Y si olvidas llevar paraguas… ¡mejor!: así tendrás la excusa para tu primer souvenir.

Que seguramente, te servirá para toda la vida.

Si tienes dudas sobre tu próximo viaje a Escocia, anímate a descubrir sus puntos de interés ya mismo.

BNEXT TE REGALA 10 EUROS